Airbnb alquila el último barco de vapor de España

Airbnb alquila el último barco de vapor de España

La plataforma de reserva de cama en casas particulares se populariza con opciones entre los 10 y los más de 700 euros por noche mientras la Xunta tramita un nuevo decreto de alquileres turísticos

Alba Suárez

en Barcelona

10/12/2015 - 20:27h

Una imagen del Hidria Segundo, el último barco de vapor de España.
La economía colaborativa ha llegado para quedarse y la plataforma Airbnb es su máximo exponente a la hora de ofrecer o encontrar alojamiento en viviendas particulares. En la variada oferta del portal caben muchas maneras de vivir y por muchos precios, aunque una de las formas más curiosas es la de reservar cama en un barco. Y no en un barco cualquiera.

Aibnb ofrece la posibilidad de pasar la anoche en el último barco de vapor que queda en España, en el que vive una familia de O Grove, en Pontevedra, la provincia que acapara la mayor oferta de alojamientos en Galicia.

En el Hidria Segundo viven Sesé y su marido Jacobo con sus hijos Xaime y Sofía, dispuestos a compartirlo con hasta 22 personas. A partir de 10 euros por noche se puede reservar alojamiento en este barco que presume de ser el último vapor que queda en España.

De buque aljibe en el puerto de Vigo a alojamiento peculiar

"Hacen que te sientas como si fueras parte de la tripulación; ha sido una experiencia estupenda mi estancia en el barco de vapor", valora Ángeles, que se alojó este verano en el barco. Antes de ser un alojamiento pintoresco abierto a viajeros, es Hidria II perteneció a la empresa Aljibes de Vigo S.L. y funcionó durante 40 años prestando abastecimiento de agua potable a otros buques de puerto vigués entre los años 60 y 90.

Después, los barcos aljibes fueron quedando en desuso y el fue abandonado. "Lo compramos días antes de ser desguazado y lo restauramos", recuerda María José Otero, que relata su "sueño" y su "proyecto de vida" en un blog dedicado al Hidria Segundo.

La restauración duró nueve años, hasta 2006, y ahí empezó la nueva historia del buque, con el que la familia buscó suerte primero en Cartagena, donde los planes no salieron según lo previsto, y regresaron a aguas gallegas en 2013, para fondear en las Rías Baixas. Por el momento, este barco histórico permanece en O Grove, aunque la intención de la familia es desplazarse con él a Vigo si logran facilidades para atracar allí, para lo que emprendieron una recogida de firmas el año pasado.