Airbnb ahora se presenta como el antídoto contra los desahucios

Airbnb asegura que el 81% de los anfitriones en Madrid ofrecen sólo una vivienda.

Airbnb ahora se presenta como el antídoto contra los desahucios

Airbnb dice que gracias a su actividad se han evitado un millar de desalojos en Madrid

Frente a la presión de los gobiernos regionales y comunitario de Madrid, que quieren regularizar el alquiler de los pisos turísticos, Airbnb envió dos informes a Cristina Cifuentes y Manuela Carmena en los que argumenta que su presencia es "es demasiado pequeña" para afectar al mercado de viviendas.

La estrategia de la plataforma es presentarse como una alternativa a los hoteles, y a su vez, evadir las acusaciones de que su presencia y de otras plataformas inflan los precios de las viviendas en las ciudades.

En este sentido, en el comunicado enviado a las autoridades madrileñas dijo que el homesharing "ayuda a las familias a poder seguir en sus hogares, aporta un impacto positivo a la ciudad y distribuye los beneficios del turismo entre las comunidades locales".

Más casas vacías que pisos turísticos

El proyecto de la Comunidad de Madrid es regularizar las propiedades que se alquilan más de 90 días al año. Para Airbnb, estas viviendas (unas 4.645 de los 10.900 anuncios de la plataforma) “suponen solo un 0,3% del total de viviendas en Madrid”. “Hay 32 veces más casas vacías que pisos turísticos”, calculó la tecnológica.

Airbnb asegura que sólo un 3% de los anuncios son de propietarios con más de seis viviendas

La empresa rechazó las acusaciones de que sus alquileres estén monopolizados por propietarios con numerosas viviendas. Dijo que el 81% (5.200 anfitriones) cuentan con un solo anuncio de alquiler por más de tres meses, mientras que un 16 % sube de dos a cinco anuncios (1.000 anfitriones) y solo un 3 % (200) mantienen más de seis anuncios de propiedades enteras.

El supuesto beneficio para los pequeños propietarios

Airbnb aseguró que su actividad ha generado ingresos por 440 millones en la Comunidad de Madrid, y negó que los propietarios puedan llenar sus bolsillos con los alquileres: según sus cuentas, un anfitrión promedio gana 4.400 euros en el año, con una ocupación de 70 noches anuales.

Pero por otra parte, también se erigió como la fórmula para evitar los desalojos: “más de 1.000 anfitriones afirman que compartir su hogar les ha ayudado a evitar un desahucio”.

Según Sergio Vinay, responsable de políticas públicas de Airbnb, la plataforma está ayudando a las familias madrileñas a poder seguir en sus hogares y hacer frente al creciente coste de vida, a la vez que impulsa la economía local. Es parte de la solución a las preocupaciones sobre vivienda en la ciudad, cuya causa es el crecimiento de la población y la falta de nuevas vivienda”, dijo.