Airbnb ‘pasa’ de las multas en Europa y presenta nueva web

Airbnb ‘pasa’ de las multas en Europa y presenta nueva web

El polémico portal de alquiler cambia de piel para transformarse en comunidad de viajeros

Ignasi Jorro

Barcelona

18/07/2014 - 11:56h

La nueva web de Airbnb, muy visual, fomenta las opiniones de usuarios.
Airbnb ‘se olvida’ de las multas y amenazas de varios gobiernos europeos, entre ellos la Generalitat catalana, y sigue creciendo. La página de alquiler vacacional acaba de presentar el rediseño de su web. El portal pretende dejar de ser una herramienta on line para transformarse en una comunidad virtual de viajeros.

Para ello, Airbnb se ha inventado la idea-fuerza “Belong anywhere” (mi casa está en cualquier lugar). El objetivo es que los turistas se sientan parte de la comunidad, que estará identificada con un nuevo símbolo: un corazón invertido. Además, inquilinos y arrendatarios pueden crear sus propios símbolos bajo el paraguas del sitio web americano.
 
 
Airbnb renueva la web y refuerza las opiniones de usuarios
 
“Si inventas tu símbolo personal, Airbnb te ayudará a imprimirlo para que lo cuelgues donde viajes o en el piso que alquiles”, explica el nuevo portal. En efecto, el tutorial create Airbnb ayuda a los navegantes a reestilizar la nueva imagen corporativa de la empresa para teñirla de su propia personalidad.

Además de la apuesta por crear lazos entre viajeros, la exitosa web –tiene 12.000 viviendas sólo en Barcelona- refuerza su presentación gráfica. La página de inicio presenta “experiencias para descubrir” por todo el mundo. Con este fin, Airbnb acompaña los anuncios de fotografías cinematográficas. “El hogar de Edu” o “Vete de excursión a la Patagonia” son los títulos de algunas de ellas. Las imágenes en alta definición se presentan como auténticos viajes en lugar de simples anuncios de alquiler.
 
 
El portal ha recibido sendas multas en Cataluña y Francia
 
Cabe recordar que la compañía basada en San Francisco (EEUU) mantiene un pulso legal en varios países europeos. En Francia, un inquilino que realquiló habitaciones fue multado con 2.000 euros en mayo. Apenas dos meses después, la web recibió otra multa de 30.000 euros impuesta por la Generalitat. Las sanciones en Europa llegan tras una batalla legal en Nueva York para legalizar la actividad.