Airbnb ahora también quiere volar (pero no sabe cómo)

Brian Chesky, cofundador de Airbnb, reveló los planes de la compañía de incursionar en el mercado de los vuelos comerciales.

Airbnb ahora también quiere volar (pero no sabe cómo)

No contenta con morder el mercado de las hoteleras, Airbnb analiza incursionar en el mercado aéreo

Juan Santiago Castro

BARCELONA

28/02/2018 - 04:55h

Airbnb continua su carrera de expansión. Además de la gran apuesta por competir contra las hoteleras y de la planificación de viajes, la plataforma se aventura al mercado de las aerolíneas con el lanzamiento de su propia compañía aérea.

Brian Chesky, cofundador y consejero delegado de Airbnb ha revelado que tienen en carpeta el proyecto de crear una aerolínea dentro del grupo de Airbnb. "Hemos considerado seriamente muchas cosas en torno a la aviación y hemos dedicado mucho tiempo a explorar diferentes conceptos", dijo Chesky a The Sunday Times

"Definitivamente queremos asegurarnos de poder ingresar al negocio de viajes de punta a punta", añadió Chesky. El directivo ha tomado como ejemplo la evolución de Amazon. Al igual que el gigante del comercio electrónico se ha convertido en una "ventanilla única para comprar", Airbnb pretende ser una "ventanilla única para viajar".

Una idea que lleva tiempo en estudio 

Airbnb se ha planteado el objetivo de entrar al mercado de la aviación comercial desde mediados del año pasado. La plataforma de alquiler ya estaba trabajando en una herramienta para reservar vuelos, pero hasta el momento no se ha materializado. Por ahora los proyectos de Chesky y su grupo parecen estar enfocados en ir un paso más allá y brindar un servicio de aviación completamente nuevo. 

Lo que llama la atención es que esto supondría una ruptura con su modelo de negocio. Airbnb no tiene activos, excepto sus oficinas y ordenadores. No tiene habitaciones de hotel ni viviendas para alquilar, así como Uber no cuenta con coches propios o Deliveroo no cocina en ningún restaurante. Es un intermediario, pero si pretende crear una aerolínea (y no sólo vender pasajes), estaría más cerca de Virgin o Ryanair que de las plataformas de economía colaborativa.

Su estrategia sería la inversa de las aerolíneas que se lanzan al mercado hotelero, como Easyjet con sus Easyhotels, o Ryanair que hace pocas semanas lanzó la propuesta de Ryanair Rooms. También sería un modelo totalmente alejado de cualquier grupo turístico que cuenta con activos hoteleros y aviones, aunque sea de alquiler, en el mismo conglomerado empresarial.

En abril del año pasado, Chesky ya indagaba a sus seguidores de Twitter cómo pensaban que sería la "experiencia de vuelo perfecta".

 

Bueno, bonito y barato

Según las respuestas de los usuarios, las experiencias de vuelo se deberían centrar en la rapidez de los viajes, más baratos y con más lujo. Airbnb tomó nota de estas propuestas y las analiza para su proyecto de aterrizaje en el mercado aeronáutico.

Sin embargo, la creación de una aerolínea tomaría varios años o incluso décadas. Según Chesky, Airbnb estará al tanto de los adelantos tecnológicos de los próximos años para incorporarlos a su proyecto de vuelos comerciales.