Airbnb 'se ahorró' medio millón de euros en tasa turística en BCN en 2014

Airbnb 'se ahorró' medio millón de euros en tasa turística en BCN en 2014

El portal se gasta el doble en la campaña de márketing #UnDesconocidoMenos

Ignasi Jorro

Barcelona

02/01/2015 - 18:56h

La campaña repartirá 1 millón de dólares (833.000 euros).
Airbnb se gastará un millón de dólares en la campaña de márketing #UnDesconocidoMenos, destinada a promover la economía colaborativa. La cantidad es el doble que la tasa turística que dejó de recaudar el pasado año en Barcelona, según los pocos datos que da a conocer el gigante online.

La iniciativa arrancó el martes, dirigida a 100.000 usuarios de Airbnb alrededor del globo. La web invita a los navegantes a colgar fotos de una acción que "fomente el espíritu de pertenencia y convierta a los desconocidos en amigos". Los 100.000 ganadores recibirán 10 dólares (8,32 euros) cada uno, hasta sumar el millón de dólares.

La campaña #OneLessStranger cuesta aproximadamente la mitad que la tasa turística que Airbnb no exigió pagar a sus huéspedes en Barcelona en 2014. Aunque no facilita datos a nivel local, Airbnb admite de agosto de 2012 a julio de 2013 se anotó 170.000 visitantes en Barcelona.

Cinco noches de media

Según el estudio "Impacto económico de Airbnb en Barcelona y Cataluña", los usuarios pernoctan una media de cinco noches en destino. Con todo, la web no obliga a sus anfitriones a pagar la tasa turística, que en la ciudad de Barcelona es de 0,65 céntimos por noche y huésped en apartamentos turísticos.

En total, las arcas públicas habrían dejaron de recibir de Airbnb un mínimo de 532.000 euros. La cantidad es una estimación a la baja, ya que el propio portal admite que en 2014 sus anfitriones "han crecido un 56%".

Precedentes

¿Debería Airbnb obligar a pagar la tasa turística? Lo cierto es que ya lo hace en otros lugares. A partir de febrero lo hará en Ámsterdam. La compañía cobrará un 5% del precio de cada noche en los 1.000 apartamentos que tiene listados en la capital holandesa.

Asimismo, Airbnb recaba la taxe de séjour en Francia, que grava con 0,75 euros por noche a los alojamientos de una sola estrella. Antes, el portal empezó a recaudar una tasa similar en San Francisco y Portland (Estados Unidos), primeras ciudades en las que paga este tipo impositivo.