Airbnb avanza hacia el servicio ‘todo incluido’

Una de las oficinas de Airbnb.

Airbnb avanza hacia el servicio ‘todo incluido’

La plataforma estudia ofrecer servicios como búsquedas de vuelos, experiencias y gastronomía para conquistar más nichos del mercado

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

24/11/2017 - 04:55h

Airbnb no quiere dejar ningún frente de servicios sin explorar. Claro que sigue como una plataforma de alquiler de habitaciones o propiedades, pero también se ha extendido a las “experiencias” con Trips (contratación de servicios turísticos, didácticos o gastronómicos, como cursos de fotografía, paseos por las ciudades o chefs a domicilio), y en Estados Unidos, ya se pueden realizar reservas en restaurantes.

“Queremos ir más allá de los alojamientos”, sintetizó el cofundador de la plataforma Joe Gebbia en una visita a Australia, país donde uno de cada cinco habitantes es usuario de la start up.

Airbnb quiere ofrecer servicios “del principio al fin” de un viaje

Lo que busca Airbnb, dijo, es ofrecer un servicio “del principio al final”. Según Gebbia, un viajero insume hasta 25 horas para planificar y reservar los diferentes servicios que necesita para sus vacaciones, desde vuelos y hoteles hasta alquiler de coches y servicios de guías. “¿Por qué se tienen que utilizar diez aplicaciones para gestionar un viaje? ¿No se puede hacer todo en una sola plataforma”, dijo Gebbia al diario Domain.

Es evidente que Airbnb avanza hacia los servicios globales que ofrecen Expedia o Webjet, pero hay otras compañías que también quieren extender sus prestaciones, como Ryanair, que se lanzó a vender entradas para espectáculos en Londres (una iniciativa que piensa expandirla al resto del mundo).

La polémica por los impuestos en EEUU

El directivo de la plataforma rechazó las acusaciones de las patronales hoteleras y aseguró que mantiene una estricta política de cumplir con las obligaciones fiscales.

Pero el tema de los impuestos se ha colado en una nueva polémica que Airbnb mantiene, en Estados Unidos, contra Marriott. Este culebrón de acusaciones cruzadas tiene su origen en una carta de Josh Meltzer, jefe de relaciones públicas de la plataforma de alojamientos, al consejero delegado de la cadena, Arne Sorenson. En ella, con poca sutileza, Meltzer preguntaba por qué la industria hotelera “tiene la costumbre de tomar miles de millones de dólares para subvencionar la construcción” de sus establecimientos.

Airbnb y Marriott mantienen una agria polémica en EEUU por el pago de impuestos

Según CNBC, Sorenson evitó entrar de lleno en la polémica, pero acusó a Airbnb de mantener una conducta “muy agresiva”, y dijo que el gestor de alojamientos impacta negativamente en los mercados inmobiliarios locales, lo que lleva a que las residencias “sean menos asequibles” y que por ello los vecinos se ven obligados “a vivir en el extrarradio y los suburbios”.

Los choques entre Airbnb y las grandes hoteleras no es nuevo. A principios del año pasado, la Asociación Americana de Hoteles y Hospedajes (AHLA) elaboró un plan, filtrado a la prensa, en la que se precisaba la estrategia para limitar el crecimiento de la start up de San Francisco en el sector turístico.