Airbnb también hace caja con los viajeros de negocios

Airbnb también hace caja con los viajeros de negocios

Seis meses después de lanzar su servicio específico para empresas, la plataforma presume de números: 50.000 empleados y más de 5.000 compañías ya han reservado alojamiento por esta vía

Pablo Jiménez

Barcelona

25/01/2016 - 21:40h

Uno de los alojamientos, ubicado en Milan (Italia), que ofrece la plataforma para viajes de negocios de Airbnb / Airbnb

Casi todo lo que toca Airbnb, al menos por ahora, se convierte en oro. La plataforma que pone en contacto a viajeros y anfitriones ha hecho públicos los números de una de sus líneas de negocio más novedosas. Aquella dirigida a empresas que planean una escapada de negocios y que desestiman las opciones tradicionales, como las agencias especializadas.

Desde el nacimiento de este servicio específico --hasta el verano pasado, momento del lanzamiento de Airbnb Business, algunas compañías reservaban estancias por la vía pensada para particulares--, un total de 5.000 compañías y 50.000 empleados han utilizado una opción que, según explican desde la empresa a 02B, todavía supone una "línea pequeña de negocio, menos del 10% del total de reservas, pero que está creciendo muchísimo".

Servicios extra

Para utilizar esta herramienta sólo es necesario tener una cuenta en Airbnb, a la que añadir un simple correo electrónico "de empresa". A partir de ahí, el funcionamiento es idéntico al del portal para particulares. Se busca el destino y se seleccionan las fechas del viaje y el número de huéspedes.

La novedad reside en que Airbnb Business permite la gestión de diferentes traslados al responsable de viajes de turno de la compañía. A través de un sencillo informe, una sola persona puede controlar los viajes ya realizados, activos o que están por venir de los equipos o departamentos de la empresa. Igualmente, el sistema permite centralizar la factura de todos los desplazamientos mediante una única tarjeta de crédito.

Casas listas para trabajar

La otra gran diferencia de esta herramienta es la tipología de los alojamientos que ofrece la plataforma. "Nos adaptamos a las necesidades diferentes que exigen este tipo de viajes", explica Andreu Castellano, portavoz de la plataforma en España. Esto es, viviendas completas y con servicios como Wifi, zona para trabajar y elementos básicos de aseo, 60% de evaluaciones de 5 estrellas a los anfitriones o rapidez en la respuesta a las solicitudes, entre otros aspectos.

Castellanos explica que EEUU acapara por ahora una parte importante de las empresas que hacen uso de este servicio (San Francisco es el destino más solicitado, seguido de Londres y Nueva York), aunque reconoce, sin dar cifras, que muchas firmas europeas se están subiendo también a este carro.

Sobre el perfil de las compañías, desde Airbnb aseguran que "hay de todo", desde pymes a multinacionales. Aunque puntualizan, sin revelar nombres, que hay "muchas del sector tecnológico". 

¿Economía colaborativa?

El enorme crecimiento y la evolución de la multinacional con sede en San Francisco levanta desde hace tiempo suspicacias sobre su efecto en las ciudades y la pertinencia de englobar su actividad dentro del concepto de economía colaborativa. Precisamente es Barcelona una de las ciudades donde, en los últimos meses y tras la llegada de Ada Colau al ayuntamiento, más polémica está generando el encaje legal de la plataforma.  

En este sentido, el servicio para empresas, muy especializado y necesitado de requisitos propios de los hoteles tradicionales (Wifi, acceso 24 horas, espacios de trabajo...), parece alejar todavía más a Airbnb del marketing que lo envuelve (anfitriones que hacen sentir al viajero "como en casa").

Algo que niegan desde la compañía: "La filosofía sigue intacta". "Todos los viajeros tienen necesidades diferentes (...). Y el viajero de negocios está encontrando un tipo de oferta que se ajusta a sus necesidades", argumentan.