Alarma sectorial: Airbnb crece cuatro veces más que los hoteles 

Alarma sectorial: Airbnb crece cuatro veces más que los hoteles 

La patronal turística Exceltur alerta de la explosión del fenómeno de los apartamentos turísticos no reglados que aumentan el 24% en visitas de turistas extranjeros

15/04/2015 - 23:55h

Página inicial de Airbnb

Es una carrera desigual entre un animal veloz, diseñado para correr como nadie en la selva turística, y un lento y pesado sector hotelero. Airbnb y las plataformas de apartamentos turísticos han sido los grandes ganadores del primer trimestre de este año.

La afluencia de visitantes extranjeros a los pisos turísticos no registrados han crecido el 24% el primer trimestre respecto al mismo período del año anterior, según los datos aportados este martes por la patronal turística española Exceltur.

El crecimiento vertiginoso contrasta con el aumento mucho más moderado del turismo extranjero en el sector hotelero: 5,9% en el mismo período. Pero la comparativa luce mucho más perjudicial para el sector hotelero si se toman en cuenta el número de pernoctaciones, que apenas suben el 0,6%.

El perro y el gas

La patronal turística ha vuelto a alzar el altavoz para pedir una mayor regulación para las plataformas de uso turístico que no dejan de comerles terreno. "Sin ánimos de convertir la anécdota en categoría, una pareja de españolas sufrió una intoxicación por una mala combustión en un piso turístico en Cantabria. El New York Times también ha publicado el caso de un turista estadounidense mordido por un perro en un piso en Buenos Aires. Airbnb no se hace cargo. Dicen que sólo son anunciantes e intermediarios. No puede ser que el distribuidor de un producto no se haga responsable del mismo", explicó José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

En Barcelona es donde el sector hotelero comienza a sufrir de forma más notoria los efectos del auge de los apartamentos turísticos, de acuerdo con la patronal. Además de las 9.000 nuevas habitaciones que se incorporarán al parque hotelero, el alquiler de pisos particulares a través de plataformas como Airbnb han hecho que los hoteles hayan perdido rentabilidad.

La Generalitat avanza en una normativa para que las plataformas como Airbnb se ajusten a la legalidad, aunque no han detallado cuál será el nuevo modelo.  Mientras, el Ayuntamiento de Barcelona impone multas de hasta 30.000 euros para los propietarios que alquilen sus pisos a turistas a través de esta plataforma. El conflicto está servido.