Amaya Arzuaga sorprende con un hotel 'boutique' en su Ribera de Duero

Amaya Arzuaga sorprende con un hotel 'boutique' en su Ribera de Duero

La Casita de la Planta, con precios muy suaves, está enclavada en el casco urbano de Quintanilla de Onésimo

Sonsoles Vázquez

Madrid

29/04/2016 - 19:08h

El bar del hotel

Aunque por fuera su aspecto responde a los cánones de la arquitectura tradicional, una vez dentro se respira innovación. Y no sólo desde el punto de vista estético, sino también de planteamiento. El hospedaje puede ser a la carta, adaptado a las preferencias y necesidades de los huéspedes, que pueden decidir cómo quieren que sea su estancia: si convencional por habitaciones, o reservándolo por plantas o al completo.  

Casi cinco estrellas, pero a 45 euros

Aunque sin tantas pretensiones como el hotel Arzuaga -que se encuentra en la bodega familiar, a tan sólo 12 kilómetros- mantiene el concepto 5 estrellas en sus 33 habitaciones, pero a unos precios muy suaves: la doble estándar tan sólo cuesta 45 euros.

Además, los clientes tienen a su disposición el paquete enoturístico de Bodegas Arzuaga, con sus catas y visitas a la bodega, viña y finca, así como tratamientos de Vino-Spa y el excelente restaurante.

Ahora, en el buen tiempo, las mesas se prolongan en su terraza solárium, donde también pueden degustarse las sugerencias del chef: carpaccio de jabalí y foie; pastel de puerros hígado de oca y salsa de higos y pasas; pincho de lechazo asado al sarmiento de vid; pato agridulce con crujiente de manzana; ragú de ciervo…

Su otra pasión: la moda

Nacida en Lerma (Burgos), Amaya Arzuaga estudió diseño en la Universidad Politécnica de Madrid. Comenzó trabajando en el taller de costura de su madre hasta que, en 1994, presentó su primera colección en París, en la pasarela Gaudí de Barcelona y en Nueva York.

En 1997 fue la única representante española en la Semana de la Moda de Londres y en 1999 recibió el premio a la mejor diseñadora del año. Presente en más de 37 por países del mundo, ganó la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes en 2005 y el Premio Nacional de Diseño de Moda en 2013.