Airbnb fomenta un escrache virtual a los políticos catalanes

El responsable europeo de Asuntos Públicos de Airbnb, Patrick Robinson. | EFE

Airbnb fomenta un escrache virtual a los políticos catalanes

La tecnológica anima a los usuarios a que envíen cartas a los representantes de la Generalitat y el Ayuntamiento de BCN para lograr una legislación favorable

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

10/03/2017 - 18:48h

La batalla entre Airbnb y las administraciones catalanas sube de tono. La compañía de alquiler de viviendas entre particulares intensifica su campaña de presión con tal de obtener una legislación que ampare la figura del anfitrión no profesional. Para ello, ha pedido a sus usuarios que bombardeen a los políticos de la región con los motivos por los que esta actividad no debería ser profesional.

La tecnológica ha habilitado un espacio en su página web para ponerse en contacto con hasta 10 representantes políticos catalanes, tanto del Ayuntamiento de Barcelona como de la Generalitat. Los mensajes pueden dirigirse a la alcaldesa Ada Colau y los regidores Agustí Colom, Jaume Collboni y Janet Sanz.

A nivel autonómico, el listado de destinatarios lo encabeza el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras. Le siguen Jordi Baiget, consejero de Empresa; Joan Aregio, secretario de Empresa; Octavi Bono, director general de Turisme de la Generalitat; Albert Castellanos, director general de Promoción Económica; y Pere Aragonès, secretario de Economía.

En su alegato, Airbnb lamenta que la regulación turística que planean el Gobierno catalán y el consistorio barcelonés “beneficia a las grandes corporaciones frente a los ciudadanos”. Además, recuerda otra de las iniciativas más polémicas del Ayuntamiento: “ha empujado una campaña de desinformación y animó a los vecinos a denunciarse unos a otros”, denuncia.

De este modo, la sociedad añade presión a las instituciones menos de dos semanas después de inscribirse oficialmente en el registro de lobbies de la Generalitat.​ “Un requisito imprescindible para reunirse con cualquier alto cargo autonómico, desde los directores generales a los consellers”, explicaban desde la Generalitat a Cerodosbé.