Airbnb ofrece dormir en balcones en Ibiza

El piso ofrecido en Ibiza ofrece nueve camas en litera a 58 euros la noche.

Airbnb ofrece dormir en balcones en Ibiza

Los pisos pateras crecen como setas en Ibiza, donde se llega a ofrecer nueve camas en un apartamento minúsculo

La especulación inmobiliaria del verano llega a límites insospechados en Ibiza. En la isla balear por Airbnb se ofrece un piso minúsculo con nueve camas, de las que algunas están ubicadas en el balcón. Y a un precio de 58 euros por noche y por persona, entre 50 euros del alojamiento, más ocho euros de comisión por el servicio.

El piso está ubicado en la Playa d’en Bossa, una de las más concurridas de Ibiza. Este es el rasgo que más promociona Noemí, la anfitriona, que destaca que esta playa es una de las más populares para ir de fiesta por discotecas y bares, y con una buena red de transportes públicos “para moverse por todos los rincones de Ibiza.

Nueve huéspedes en el piso

El piso cuenta con nueve camas del tipo literas, distribuidas en una habitación y en el balcón, que como se ve en las fotos publicadas, está cerrado con una estructura de aluminio. De todas maneras, se ve que apenas hay espacio para que los huéspedes puedan acceder a su plaza.

El apartamento solo tiene un baño y una cocina, de dimensiones mínimas. El salón cuenta con una mesa y la cantidad de sillas, a juzgar por las imágenes publicadas por la anfitriona, llegan a una por persona.

El piso cuenta con nueve camas en literas y un solo baño, que se ofrece a 58 euros por noche

Vigilancia con cámaras

La propietaria penaliza con 15 euros al huésped que pierda la llave, y ofrece pequeñas cajas fuertes para que puedan guardar sus pertenencias más valiosas. Además, asegura que hay una cámara que filma el salón para controlar la seguridad y evitar que haya problemas por ruidos.

cocina ibiza
Esta cocina debe ser compartida por nueve personas en el piso de Ibiza.

Si el propietario lograra alquilar todas las camas durante julio y agosto, se embolsaría ingresos por 27.900 euros.

Presión contra las plataformas

Este no es el único caso de alojamientos de poca (o ninguna) calidad ofrecido durante el verano en las Baleares.

Según informa El Mundo, en Palma por Airbnb se ofrecen casas containers por 145 euros la noche, autocaravanas a 35 euros al día, o un terreno vacío, sin servicios de luz o agua, a 200 euros al mes.

La explosión de viviendas turísticas llevó a que Palma tenga una de las legislaciones más restrictivas, con la prohibición de ofrecer apartamentos en pisos plurifamiliares.

Además el gobierno de Baleares presiona a las plataformas que eliminen los alojamientos que no se encuentran registrados, y ha abierto expedientes sancionadores por 300.000 euros contra Airbnb y Homeaway por incumplir esta norma.