Airbnb se apodera de los barrios menos turísticos de Barcelona

Vallvidrera es uno de los barrios que más crecen en sus ingresos con Airbnb.

Airbnb se apodera de los barrios menos turísticos de Barcelona

Los ingresos de los anfitriones de Airbnb en los barrios menos turísticos se multiplican frente a la caída de los sitios más populares

La saturación de los pisos turísticos en el centro de Barcelona y la moratoria aplicada por el ayuntamiento lleva a que la oferta de Airbnb se expanda a toda velocidad en los barrios periféricos, que no suelen tener visitantes caminando por sus calles.

Un informe de la consultora Airdna revela que el crecimiento de los ingresos por vivienda y habitaciones ubicadas en los barrios menos turísticos es de 30 a 40 veces más alto que el promedio de Barcelona en el último año.

Los barrios turísticos caen

Desde abril del año pasado al de este año, el RevPar (ingreso por vivienda disponible, pero no de habitaciones) de Airbnb en Barcelona cayó de 107,16 euros a 103,7 euros (-3,23%).

Incluso en barrios con una alta presión turística los ingresos se derrumbaron más todavía: en Barceloneta fue de -12,32%, el Gótico el -8,99%, la Villa Olímpica el -7,6%, el Eixample Derecho el -6,56% y Sant Pere-Santa Caterina el -6,18%.

Por el contrario, barrios de los distritos de Nou Barris, Sant Andreu, Horta-Guinardó o Sant Martí tuvieron un aumento en los ingresos que supera el 40% en el último año.

Suben los barrios periféricos

Por ejemplo, entre los barrios que más crecieron sus entradas económicas por vivienda destacan La Salut (+42,79%), La Prosperitat (+38,76%), El Carmel (+35,77%), Vallvidrera-Tibidabo-Les Planes (+33,52%), Bon Pastor (+30,65%), La Guineueta (+26,83%) y Sant Martí de Provençals (+24,38%).

Los barrios con más presión turística disminuyeron sus ingresos entre un 5% y un 12%

La nota llamativa es que el barrio con más crecimiento fue Trinitat Vella, con un aumento explosivo de +424,79%. Sin embargo esta cifra tiene truco: en este barrio, en el extremo noreste de la ciudad, tiene pocos activos en alquiler (sólo cinco habitaciones y una vivienda) por lo que el aumento de huéspedes en términos absolutos en un año dispara este índice.

Viviendas más baratas

En términos económicos, el RevPar de estos barrios es mucho menor que la media de Barcelona. Frente a los 103,78 euros de abril de 2018 de la ciudad, los ingresos fueron de 79,39 euros en Vallvidrera y Les Planes, 63,44 euros en La Salut, 38,81 euros en Vall d’Hebron, 33,11 en Turó de la Peira o 22,59 euros en Bon Pastor.

A la búsqueda del ahorro

Estas estadísticas revelan que los precios más bajos son un valor atractivo para los visitantes, que no tienen problema en viajar más tiempo hasta los puntos turísticos con tal de obtener un ahorro en su estadía.

Precisamente, según el Observatorio del Turismo en Barcelona, el turista que llegó a la ciudad el año pasado gastó un promedio de 998 euros en 2017, 62 euros menos que en el 2016.

Por otra parte, los anfitriones recurren a Airbnb como una forma de obtener ingresos extras, aún sabiendo que están lejos de los puntos más populares. “Sus residentes por primera vez se puede beneficiar de los beneficios de la presencia turística en Barcelona”, indicaron fuentes de Airdna a Cerodosbé.