Airbnb quiere convertir a sus anfitriones en hoteleros

Los fundadores de Airbnb: Joe Gebbia (izq.), Nathan Blecharczyk (centro) y Brian Chesky (der.).

Airbnb quiere convertir a sus anfitriones en hoteleros

La compañía trata de aumentar la fiabilidad de sus alojamientos y prepara el lanzamiento de ‘Select’, con viviendas de lujo

Cerodosbé .

BARCELONA

25/07/2017 - 05:55h

El espíritu fundacional se ha repetido hasta la saciedad: particulares que alquilan sus viviendas de forma ocasional para acoger otros viajeros. El llamado homesharing podría estar llegando a su fin a tenor de los últimos movimientos de Airbnb en Estados Unidos. La compañía insta a los anfitriones a comportarse como hoteleros y prepara el lanzamiento de ‘Select’ para competir con los alojamientos establecimientos de lujo.

Según desvelaba Bloomberg, la compañía lanzará el servicio a finales de 2017. Para poder formar parte, la empresa enviará a varios inspectores a revisar que los alojamientos superen los estándares de calidad suficientes. De rebasarlos, aparecerán destacados en la página web de la tecnológica.

Con este objetivo, la empresa adquirió Luxury Retreats en febrero por unos 240 millones de euros. Especializada en villas y mansiones de lujo, la firma contaba con 4.000 viviendas de alto nivel en el momento de la transacción, una masa suficiente para lanzarse a por el cliente de alto standing.

De este modo, Airbnb pedirá a los propietarios cumplir con una serie de requisitos que saltan desde utilizar ropa de cama nueva a contar con una selección de tés y cafés. Además, deberán contar con los artículos de baño de un solo uso típicos de los hoteles, toallas de felpa y comprometerse a cocinar con agua embotellada.

Y es que como explica el New York Times, la empresa anima a los propietarios a comportarse como hoteleros. “Con Airbnb ampliando sus servicios para asimilarse a un hotel podría atraer una base de clientes más amplia”, disecciona. Un crecimiento necesario para no pinchar una valoración que ya escala hasta los 29.300 millones de euros.

El medio neoyorquino asegura que tras entrevistar a dos docenas de anfitriones que la sociedad les presiona para tener un comportamiento más profesional. “Airbnb quiere que la habitación que alquilo se parezca a la de cualquier Hilton o Hyatt”, explica Jill Bishop, de Denver. “Me instaron a arreglar mi cuarto de baño para que se parezca al de un hotel”, ejemplifica.

Así, en los últimos tiempos ha introducido recomendaciones a la hora de realizar cancelaciones y horarios para realizar el check-in en un alojamiento. Una lista de trámites burocráticos con tal de reducir la incertidumbre con la que muchos todavía afrontan el hecho de alojarse en una vivienda turística.