Airbnb pone fecha a su salida a bolsa

Airbnb, una de las empresas de la llamada Economía Colaborativa

Airbnb pone fecha a su salida a bolsa

Airbnb reorganiza su estructura y se prepara para salir a bolsa hacia fines del 2020

Airbnb sigue deshojando la margarita sobre si salir o no a bolsa. Ya hubo varios anuncios y otros tantos desmentidos, pero las últimas informaciones indican que la plataforma ya tiene fecha para realizar su debut en los mercados bursátiles.

El cofundador Brian Chesky anunció a sus empleados que la tecnológica analiza lanzar una oferta pública inicial antes de que termine el 2020.

¿Por qué los empleados fueron los primeros en enterarse? Porque la compañía les paga con acciones como complemento de sus salarios, y estos valores vencen en esa fecha, por lo que presionaron a la dirección para que decida cuál será su estrategia con respecto a estos títulos.

Contentar a los empleados

Airbnb tiene un valor de mercado de 31.000 millones de dólares (26.620 millones de euros), y emplea a 4.000 personas en todo el mundo. Para evitar nuevas presiones con sus títulos, compensará a sus trabajadores con bonos en efectivo este año y el que viene.

El proceso de la salida a bolsa en Airbnb comenzaría a mediados de 2019 y culminaría a fines de 2020

La última oportunidad en que la tecnológica había permitido a sus empleados vender acciones fue en 2016. Con estos anuncios busca conquistar a sus trabajadores en una época en que las tecnológicas se cruzan puñales debajo de la mesa para captar los talentos de sus competidores.

Cambios en la cúpula

El proceso para lanzar la oferta pública inicial comenzaría el 30 de junio de 2019 –un año a partir de ahora- y terminaría a fines de 2020.

Además de su salida a los parques bursátiles Airbnb tiene que terminar de reestructura su plana mayor. Más concretamente, sigue a la búsqueda de un nuevo director de marketing y un director financiero.

La partida de Jonathan Mildenhall del área de marketing en mayo de este año y de Laurence Tosi en las finanzas en febrero fueron los últimos grandes terremotos corporativos de la plataforma.

Tosi abandonó la empresa tras mantener profundas diferencias con Chesky por la salida a bolsa. Este ejecutivo provenía del fondo Blackstone, donde fue director financiero entre 2008 y 2016, y en su período al frente de Airbnb puso las estrategias financieras en orden y mantenía a rajatabla el principio de cuadrar los números antes que pensar en la expansión.