Airbnb se disfraza en China

Airbnb. ED

Airbnb se disfraza en China

La compañía muta de nombre y se adapta a la legislación del país para poder operar en él

EFE

SHANGHÁI

22/03/2017 - 11:59h

La plataforma de alquiler de habitaciones y viviendas entre particulares Airbnb presenta este miércoles su nueva identidad en China, Aibiying, con el que espera multiplicar su presencia un año después de su llegada al país. "Para servir mejor a los viajeros chinos, Airbnb triplicará el tamaño de su mano de obra local este año y duplicará su inversión en el mercado", indica en un comunicado el consejero delegado de la compañía, Brian Chesky, que se encuentra en China, el único país donde la firma posee un centro de ingeniería fuera de Estados Unidos.

El nuevo nombre chino de la marca, Aibiying -que significa "dar la bienvenida al otro con amor"-, refleja el deseo de Airbnb de "acercar a las personas de las comunidades y barrios de todo el mundo para reimaginar cómo viajamos", apunta la empresa. La firma, que tiene más de 3 millones de propiedades anunciadas en más de 190 países, anuncia también la expansión de sus servicios de consejos y experiencias por el gigante asiático.

Según explica el comunicado, Airbnb ya ha avanzado en la adaptación de su servicio para satisfacer las necesidades de los usuarios chinos, a través de la mejora de la traducción al mandarín de su página web o la integración de métodos locales de pago como Alipay y opciones de registro como WeChat, la versión local de WhatsApp.

"Nuestro próximo enfoque será repensar la experiencia de la reserva central para ir aún más lejos en la satisfacción de las necesidades de los usuarios chinos. Por ejemplo, proporcionándoles más información para ayudar a elegir los barrios adecuados donde hospedarse", señala el creador de la compañía.

Hasta el momento, Airbnb ha captado a más de 5,3 millones de clientes chinos alrededor del mundo y cuenta con una oferta de casi 80.000 apartamentos o habitaciones en el país asiático, con cerca de 1,6 millones de clientes. Para operar en China, la firma ha tenido que someterse a estrictas regulaciones y actualmente almacena localmente los datos de los usuarios en el país ante la posibilidad de que algún día las autoridades locales los requieran.