Airbnb Trips arrasa en Barcelona

El consejero delegado de Airbnb, Brian Chesky, durante la presentación de Airbnb Trips.

Airbnb Trips arrasa en Barcelona

La ciudad es la que mayor actividad registra en la última unidad de negocio de la tecnológica. Alimentación, música y aire libre, las categorías preferidas

Carles Huguet

BARCELONA

11/05/2017 - 06:00h

Desde el pasado mes de novembre, Airbnb es mucho más que una compañía de alquiler de viviendas turísticas entre particulares. En otoño, la tecnológica anunció el lanzamiento de Trips, una suerte de receptivo en el que los ciudadanos ofrecen experiencias autóctonas a los viajeros. En febrero se produjo el aterrizaje de la nueva línea de negocio a Barcelona y sólo tres meses después ya se ha convertido en la ciudad más popular de la aplicación.

Así lo desvela Arnaldo Muñoz, director general de la sociedad en España y Portugal, en una entrevista concedida a Cerodosbé. “En la clasificación de alojamientos, la capital catalana siempre ocupa un puesto entre los 10 primeros, pero en Trips está en el escalafón más alto”, celebra. Un ascenso fulgurante con todavía potencial de mejora. “En la ciudad creceremos tanto cuando logremos un decreto de turismo que regule el homesharing como a través de las experiencias de calidad”, separa.

Si bien no tiene ordenadas las diferentes ‘excursiones’ según el prestigio, sí descubre las categorías con más reservas: “hablamos de las que tienen que ver con la gastronomía, la música y las actividades al aire libre”. Con un par de clicks se puede comprobar el amplio abanico de opciones, desde vivir una jornada con un pescador a un concierto de jazz, saltando entre visitas a Montserrat o una ruta por el mercado de la Boquería. Todo ofrecido por particulares.

Pese a convertir el amateurismo en un sello distintivo, Muñoz deja una ventana abierta al cambio. “Si bien es nuestra esencia, tampoco descartamos aliarnos con profesionales o con cadenas de renombre para ofrecer sus servicios”, apunta.

Barcelona no marcará las fronteras de Trips en la Península Ibérica. “En nuestra hoja de ruta está Madrid, pero no queremos poner fecha al desembarco”, avanza el ejecutivo. El primer paso es el de analizar el mercado catalán en su totalidad antes de lanzarse a la conquista de una lista de destinos en la que también Lisboa ocupa un lugar privilegiado.

La expansión tampoco se limitará a una perspectiva territorial. “Tendremos nuevos proyectos de Airbnb en España a lo largo de 2017”, seduce, aunque se resiste a ofrecer más detalles. “Queremos ser la empresa de viajes más grande del mundo y ya tenemos experiencias y alojamiento, queremos completar las partes del vertical que nos faltan, siempre con los particulares como protagonistas”, señala.

De este modo, el transporte es todavía el gran hueco a llenar para la compañía. Parece que dejará de serlo en poco tiempo: el pasado diciembre, Bloomberg anunciaba que Airbnb se encontraba inmersa en la creación de un servicio de reserva de vuelos para competir, por ejemplo, con Expedia. Por el momento, pocos más detalles se conocen más allá del nombre que maneja la compañía: Flights.