Barcelona vuelve a la carga contra Airbnb

Barcelona redobla la presión para que Airbnb elimine los pisos ilegales de su web.

Barcelona vuelve a la carga contra Airbnb

El Ayuntamiento de Barcelona exige a Airbnb que retire 2.577 pisos turísticos detectados como ilegales, y amenaza con sanciones si no cumple

El Ayuntamiento de Barcelona volvió a exigir a Airbnb que elimine los pisos turísticos ilegales de su plataforma. En el último encuentro entre la tecnológica y las autoridades locales se advirtió a la empresa que había 2.577 propiedades listadas que no contaban con el Registro de Turismo de Cataluña.

Estos pisos se suman a otras 1.000 viviendas que Airbnb eliminó a pedido del ayuntamiento, y de 500 más que están en proceso de ser borradas de la web.

A diferencia de otros encuentros, donde las relaciones eran más tensas, la concejal de Urbanismo Janet Sanz y el de Turismo Agustí Colom precisaron que Airbnb mostró “buena predisposición” en los encuentros mantenidos, y la empresa se comprometió a presentar una herramienta tecnológica para evitar que los pisos eliminados vuelvan a ser publicitados.

Sin pisos turísticos ilegales

El objetivo del ayuntamiento, precisó Colom, es que Airbnb “deje a cero los pisos turísticos ilegales” en su web.

En caso de que no se cumpla con esta solicitud, indicaron que el Ayuntamiento tiene la posibilidad de impulsar un nuevo proceso sancionador contra la plataforma.

Sanciones en marcha

Al respecto, Sanz recordó que el consistorio elevó dos multas contra Airbnb de 30.000 euros cada una, y luego abrió un expediente por 600.000 por reincidencia. Pero como la empresa las recurrió, todavía no se pudieron hacer efectivas.

El Ayuntamiento de Barcelona exigió a Barcelona que “deje a cero” los pisos turísticos ilegales en su web

Colom describió que de 6.000 apartamentos sin licencia se han eliminado al menos a la mitad de las webs de alquileres.

Sin licencias nuevas

Sanz señaló que a diferencia de Palma, Valencia o Madrid, que están limitando las aperturas de este tipo de alojamientos, en Barcelona hay una moratoria desde 2015 que impide que haya nuevas licencias de alquileres vacacionales. “Hay 9.600 pisos turísticos y no puede haber más”, dijo.

La teniente de alcalde puntualizó que otras plataformas ya han puesto en marcha mecanismos para que el número de registro de la licencia sea un elemento necesario para ofertar un piso turístico y, aunque varias todavía anuncian algunos inmuebles ilegales --que el Ayuntamiento controla mediante una herramienta tecnológica--, "en ningún caso están al nivel de Airbnb".

Airbnb defiende sus acciones

Por parte de Airbnb dijo que hace un año que trabajan con el ayuntamiento barcelonés “para eliminar a los malos actores” y precisó que la última petición del consistorio “forma parte de este acuerdo de un año de duración, y seguirá ahora el debido proceso”.

Para la plataforma, su modelo de negocio permite “proporcionar un gran futuro para las familias locales que comparten su hogar, y ayudar a reconstruir el turismo en Barcelona”.

Un crecimiento explosivo

Según la consultora AirDNAen Barcelona desde abril del 2014 a agosto de 2017 la oferta de viviendas turísticas ofertadas por Airbnb creció el 155%, hasta llegar a un pico de 11.633 propiedades. Por la presión del Ayuntamiento, actualmente en su web se listan 9.831 viviendas y 9.044 habitaciones.