BCN firma la paz con las empresas de alquiler turístico (Airbnb al margen)

Una pareja de turistas esperan para entrar en un piso turístico de Barcelona. | EFE

BCN firma la paz con las empresas de alquiler turístico (Airbnb al margen)

El ayuntamiento se reúne con Homeaway, Booking, Tripadvisor, Rentalia y Apartur con el compromiso de acabar con la oferta sin licencia

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

08/05/2017 - 17:05h

El Ayuntamiento de Barcelona se acerca, tras meses de multas, sanciones y amenazas, a una solución para regular el alquiler turístico. Este lunes, el consistorio se ha reunido con Homeaway, Booking, Tripadvisor, Rentalia y la patronal Apartur con el compromiso de acabar con los pisos sin licencia sobre la mesa. En el encuentro, una ausencia sonada: Airbnb.

La tecnológica de San Francisco no ha acudido a la sesión al entender que no pertenece al mismo grupo que el resto de compañías, pues defiende que la administración no contempla el alquiler entre particulares. En cambio, desde Homeaway han destacado el “acercamiento de posturas” con el equipo municipal.

Mientras, el presidente de la patronal Apartur, Enrique Alcántara, barre para casa: “se trata de poner en valor la oferta legal pensada para el turismo familiar, que deja más de 800 millones de euros a la ciudad cada año”. Y es que el cumplimiento de la normativa vigente es un requisito indispensable para tener lugar en la mesa de negociación.

“El único modo de ofrecer un alojamiento de calidad es hacerlo dentro de la legalidad”, advierte el concejal de Empresa y Turismo, Agustí Colom. El edil enumera una lista de líneas de trabajo para futuras reuniones: aumentar el retorno social de la actividad, mejorar la coordinación, potenciar su postura como primeros interlocutores con los turistas y trabajar de la mano en las futuras regulaciones.

El diálogo llega ahora tras las constantes demostraciones de fuerza del ayuntamiento. Desde el consistorio se ha recordado una y otra vez una sanción contra Airbnb y Homeaway que ha llegado a ascender hasta los 600.000 euros pero que todavía no ha sido pagada.