Competencia lanza un salvavidas a Airbnb

Competencia choca contra Hacienda por el control a las plataformas que promocionan viviendas turísticas.

Competencia lanza un salvavidas a Airbnb

La CNMC exige al Gobierno que modifique el proyecto de control fiscal sobre las plataformas de alquiler de viviendas

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no ve tan claro el proyecto de control fiscal a las viviendas turísticas que quiere implementar el Ministerio de Hacienda.

Competencia envió un requerimiento previo al Gobierno para que modifique la normativa, que obliga a los propietarios de los pisos turísticos a que informen a la Agencia Tributaria de sus actividades.

Este requerimiento, precisó la CNMC, es un paso previo antes de elevar un recurso judicial, que sería del orden contencioso administrativo, contra el real decreto que fue aprobado en diciembre.

Más control de la Agencia Tributaria

Esta normativa establece que los intermediarios, como las plataformas Airbnb o Homeaway, estarán obligadas a remitir trimestralmente a la Agencia Tributaria información sobre el titular de la vivienda y las personas o entidades que alquilan la propiedad, entre otros datos. Para Hacienda, esta medida es la vía para prevenir el fraude fiscal en el sector.

La CNMC considera que el control de Hacienda sobre las viviendas turísticas frena la competencia

Pero para la CNMC la normativa no es precisa sobre quiénes son los sujetos obligados a proporcionar información, y apunta que si se trata de entidades que no participan en todas las fases de la transacción podrían verse obligadas a soportar una carga que restringiría la competencia.

Para el ente regulador hay datos que son "innecesarios o desproporcionados", como la identidad del titular de la vivienda cuando esta ha sido cedida o el número de días de uso, así como la obligación de conservar la documentación.

Protestas de Airbnb

Este argumento coincide con el que esgrime Airbnb y otras plataformas, que consideran que estas operaciones ponen en riesgo al sector.

En un comunicado, Airbnb dijo que quiere "ser un buen socio en cuestiones de impuestos" y "trabajar con el Gobierno en soluciones de sentido común que faciliten que los anfitriones paguen su parte justa de impuestos".

“Es un paso atrás”

Pero consideró que la norma del Gobierno supone "un paso atrás para ese objetivo" y ha añadido que está de acuerdo con la CNMC en que "las obligaciones son impracticables". Además manifestó que espera "tener la oportunidad de trabajar con el Gobierno en una vía mejor".

A mediados de febrero, la Asociación de la Economía Digital (Adigital) y Sharing España (que agrupa a las empresas de economía colaborativa) dijeron que Hacienda exige una serie de informaciones a las que las plataformas de alquiler no tienen acceso.