El reglamento de Turismo de Cataluña alarma a los hoteles

El reglamento de turismo de Cataluña permitirá el alquiler turístico de habitaciones.

El reglamento de Turismo de Cataluña alarma a los hoteles

La consejera Àngels Chacón aseguró que la Generalitat seguirá adelante con el reglamento que legaliza el alquiler de habitaciones.

El gobierno catalán espera aprobar en septiembre el nuevo reglamento de turismo, que entre otros puntos, permitirá el alquiler de habitaciones con fines vacacionales.

El anuncio fue hecho por la consejera de Empresa y Conocimiento Àngels Chacón en una comparecencia ante una comisión del parlamento de Cataluña. Allí recordó que el turismo moviliza el 12% del PIB catalán y representa al 13,6% de la ocupación en la comunidad autónoma.

Una de las metas de su cartera, detalló, es que se aprueba el reglamento de turismo de Cataluña. Esta normativa fue elaborada desde agosto de 2016, pero fue postergado primero por la falta de acuerdo al momento de aprobar los presupuestos de aquel ejercicio; y luego se paralizó por la crisis política tras el referéndum del 1 de Octubre y la implementación del artículo 155.

El conflicto por el alquiler de habitaciones

Uno de los puntos más conflictivos de este reglamento es que regulariza el alquiler de habitaciones con fines turísticos. Para ello el propietario tiene que acreditar que es el residente habitual de la vivienda, y no se establece una limitación anual de días que se ofrezca la habitación. El período en que se puede ofrecer la habitación tiene que ser “por temporada”, o sea menor a los 31 días.

El anfitrión tendrá que acreditar que el piso tiene célula de habitabilidad, aunque este trámite la Generalitat lo deja en manos de los ayuntamientos. Así como las viviendas que se alquilan enteras, las propiedades que ofrezcan habitaciones deberán estar inscriptas en el registro de turismo de Cataluña.

El control a los pisos ilegales

Las asociaciones de hoteleros alertan de que esta normativa echa por tierra los esfuerzos de los ayuntamientos por erradicar los pisos ilegales. Por ejemplo, el consistorio de Barcelona informó que en los últimos dos años cerró 4.100 viviendas vacacionales que no cumplían con la normativa.

“Los apartamentos que son ilegales podrán dejar de serlo con poner en alquiler una habitación”, dijo Jordi Clos, presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, había dicho.

El Gremio de Hoteles alerta de que el alquiler de habitaciones promoverá un turismo de peor calidad

Para el titular de la patronal hotelera, esta normativa dificultará la vigilancia sobre la oferta de viviendas sin regular. “Si cuesta controlar a un apartamento turístico ilegal, ¿cómo podemos identificar a la persona que pone una habitación para alquilar”, preguntó.

Pérdida de calidad en el turismo

Clos dijo que el problema no es solo por la competencia al sector hotelero, sino que consideró que este tipo de alojamiento promueve un turismo de peor calidad.

Además de incentivar un modelo de bajo coste, señaló, este tipo de alquiler ocasiona molestias a los vecinos y al barrio, tanto por los ruidos como por comportamientos incívicos.

Los ayuntamientos cortan las alas a los pisos turísticos

En Barcelona la moratoria implementada desde 2015 impide que se otorguen nuevas licencias a pisos turísticos. Un cerrojo similar es el que se implementó en los ayuntamientos de Madrid y Valencia.

En Palma la restricción es más dura todavía: el consistorio prohíbe que los pisos turísticos se encuentren en edificios multifamiliares. Según las patronales hoteleras, esta es la mejor manera de tener una gestión profesionalizadas de este tipo de alojamiento y erradican las situaciones conflictivas con los vecinos.