Los vecinos podrán prohibir un piso turístico por mayoría simple

La expansión de los pisos turísticos genera malestar en diversas ciudades, como sucede en Palma. EFE

Los vecinos podrán prohibir un piso turístico por mayoría simple

El Gobierno precisa los alcances de la nueva regulación de viviendas turísticas en España

Las comunidades de vecinos no tendrán que ponerse de acuerdo por unanimidad para permitir un piso turístico en su bloque: basta con 3/5 de los votos de los propietarios (mayoría simple) para que puedan dar luz verde (o roja) a la apertura de un apartamento vacacional.

Este es uno de los puntos más destacados del proyecto que puso sobre la mesa la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, durante la reunión de la mesa de trabajo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para tratar de regular el alquiler de Viviendas de Uso Turístico (VUT) en España.

El poder de decisión de los vecinos había sido adelantado el lunes 24 por Oliver en una presentación en el Consejo General de Economistas.

Reunión con las CC.AA.

La nueva normativa propone elaborar una definición única de qué se entiende como vivienda de uso turístico. También contempla crear un registro estatal único, que pueda servirle a las comunidades autónomas para que se cumplan con las regulaciones.

El Gobierno y las CC.AA. coinciden en que bastan tres quintos de los votos del bloque para aprobar (o rechazar) una vivienda turística

Para ello Oliver se reunió en la sede de Industria con los representantes de Turismo de las CC.AA., miembros del Ministerio de Fomento, así como la Federación Española de Municipios y Provincias (Femp)

Cambio en los estatutos de las comunidades de vecinos

La intención del gobierno de Pedro Sánchez es emprender dos grandes modificaciones: una es la Ley de Arrendamientos Urbanos, que busca acotar el alquiler de temporada. Según Turismo, esta es "una cuestión demandada por las comunidades autónomas para evitar lagunas en sus ordenamientos jurídicos".

La otra es la Ley de Propiedad Horizontal (LPH), en la que se plantea modificar la mayoría necesaria para realizar un cambio de los estatutos, así como aprobar o rechazar la llegada de un piso turístico.

Según dijo Oliver, todas las CC.AA. estuvieron de acuerdo en la reunión en cambiar la LPH para rebajar la mayoría necesaria para la toma de cualquier tipo de decisiones, y la postura que cuenta con más adhesión es la proporción de tres quintos en las votaciones.

Sin tocar competencias autonómicas

Oliver aclaró que “no va haber una armonización” en las competencias de cada comunidad autónoma. Lo que habrá, describió, es un registro único de viviendas turísticas que les servirá a las CC.AA. “para verificar que se cumple con la normativa”.

También permitirá a los inquilinos saber, en tiempo real, si la vivienda está inscripta legalmente y si cumple con sus obligaciones fiscales. "Tendríamos un mapa de viviendas de uso turístico que ahora mismo no tenemos", explicó Oliver.