Portugal frena la expansión de los pisos turísticos

Lisboa suspende las nuevas licencias de pisos turísticos en barrios con mucha presión turística.

Portugal frena la expansión de los pisos turísticos

El gobierno de Portugal limita las aperturas de apartamentos vacacionales y Lisboa anticipa la suspensión de licencias en el centro

Portugal está decidido a frenar la expansión de los pisos turísticos en el país. Este fin de semana entró en vigor la nueva Ley de Alojamiento Local, que limita los requisitos para poder abrir apartamentos vacacionales, sobre todo en los puntos con más presión turística como la capital Lisboa.

La ley estipula que todos los pisos turísticos tienen que estar inscriptos en un Registro Nacional de Alojamiento Local, pero las licencias las tienen que otorgar los ayuntamientos.

Los consistorios tienen el poder de establecer ‘áreas de contención’ para combatir el exceso de pisos turísticos y la gentrificación. En caso de incumplimiento, las multas oscilarán entre los 2.500 euros para las personas físicas y para las empresas entre 25.000 euros y 40.000 euros.

Portugal imita el proyecto de pisos turísticos de España

La ley es similar a la que está negociando el Gobierno español con las plataformas y las comunidades autónomas, con la creación de un registro único de pisos turísticos.

Otro rasgo similar de la ley portuguesa con la propuesta española es que se les otorga a los vecinos un mayor poder para autorizar o rechazar la llegada de pisos turísticos, hostels u otro tipo de alojamientos.

La ley portuguesa otorga más poder a los vecinos para aceptar o rechazar pisos turísticos

En este sentido las comunidades de vecinos pueden establecer porcentajes para decidir si aceptan o no la llegada de un piso turístico y pedir el cierre de alojamientos locales.

Más exigencias a los propietarios

La ley también determina que el condominio puede asegurar el pago de una contribución adicional correspondiente a los costes derivados del aumento del uso de partes comunes, con un límite del 30% del valor anual de su cuota.

El nuevo régimen también eleva las exigencias a los propietarios que quieran poner sus viviendas en alquiler, como la obligación de contar con un seguro.

Lisboa pone el freno

Ya el Ayuntamiento de Lisboa dio el primer paso en limitar a los pisos turísticos y anunció que suspenderá las nuevas licencias en los barrios Alto, Madragoa, Castillo, Alfama y Mouraria.

La fiebre por este tipo de alojamientos había llevado a que haya 1.000 registros nuevos al mes durante este año, y el récord se batió en los primeros 19 días de octubre, precisan los medios portugueses.

Este boom trae como consecuencia un aumento en los precios de las propiedades y en problemas de convivencia, indicaron. Esta situación se repite en las mayores ciudades turísticas de Europa, como Barcelona, Madrid, París o Ámsterdam, que formaron un frente común para exigir más regulaciones ante la Unión Europea.

Se calcula que existen más de 70.000 apartamentos turísticos en Portugal. La mayoría están ubicados en Faro (29.703), Lisboa (20.512) y Oporto (8.957), según datos recabados de las diferentes plataformas por Turismo de Portugal.