Valencia: los veleros y yates se disfrazan de pisos turísticos

Hosbec alerta que muchos barcos se promocionan como pisos turísticos por Airbnb.

Valencia: los veleros y yates se disfrazan de pisos turísticos

La patronal hotelera de Benidorm y la Costa Dorada denuncia que muchas embarcaciones se ofrecen por Airbnb como alojamiento turístico

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

17/07/2018 - 11:06h

Hosbec, la patronal hotelera de Benidorm y la Costa Dorada, denunció que varios yates y veleros atracados en los puertos de Valencia y Alicante se ofrecen como alojamientos turísticos, y se promocionan en plataformas como Airbnb o Hundredrooms.

Esta asociación distingue entre las embarcaciones que se alquilan con o sin patrón para navegar, y las que permanecen amarradas al puerto y se ofrecen sólo para dormir. “Son un alojamiento puro y duro amarrados a puerto”, indicaron.

Más de 35 barcos se ofrecen como pisos turísticos

La patronal detectó la existencia de al menos 15 anuncios en el puerto de Alicante y 21 en el de Valencia gracias al análisis de su herramienta Big Data Hosbec, que permite analizar en tiempo real las ofertas de alojamientos en las plataformas de alquileres vacacionales.

Los precios de los barcos que se promocionan por Airbnb son más bajos que las estancias en hoteles de Valencia y Alicante

La situación, indicó la entidad es “más grave de lo que se planteaba”, en donde los turistas se alojan en barcos “sin ningún tipo de control, autorización o habilitación”. Además exigió que se clausuren estos “alojamientos ilegales que incumplen las normas mínimas de seguridad y habitabilidad” para funcionar como hoteles.

Precios más bajos que los hoteles

En Alicante los barcos ofertados por Airbnb y otras plataformas cobran entre 35 y 90 euros por día, con sitio para tres o cuatro personas en dos camas. En Valencia los precios son más elevados: desde 52 a 445 euros, y con posibilidades de alojar hasta seis personas, indica el análisis de Hosbec.

alicante barco 2
Los yates y veleros en Alicante y Valencia se promocionan como pisos turísticos.

Los anuncios se promocionan como “una experiencia única” o “un lugar diferente” donde alojarse, y ofrecen la posibilidad de “conocer la ciudad desde otro punto de vista”.

Los precios son más bajo que los de los hoteles, y en Valencia pueden alcanzar un RevPar (ingresos por habitación disponible) de hasta 3.000 euros al año.

Perjuicios al turismo

Hosbec criticó que estas ofertas irregulares “empujan a la creación de un empleo precario”, ya que este tipo de competencia no tienen un personal fijo ni están sujetos al colectivo de hostelería, “como ocurre con toda la oferta de alojamiento reglada”.

Si persiste este tipo de alquileres, indicó la patronal, se atrae un tipo de turismo de peor calidad; un análisis en el que coincide la asociación hotelera de Barcelona.

“Cuanta más oferta ilegal exista, más empleo se destruirá en la industria turística”, alerta Hosbec.