Así es el vanguardista hotel australiano inspirado en el vino

Oscar Seppeltsfield. Imagen: Intro Architecture

Así es el vanguardista hotel australiano inspirado en el vino

De seis estrellas e inspirado en una barrica, el hotel emerge de la tierra, se eleva y se retuerce para dominar el paisaje de viñedos centenarios

Mar Nuevo

Madrid

10/04/2020 - 14:33h

De formas sinuosas y materiales como acero y cristal que, sin embargo, se integra a la perfección con el paisaje de viñedos, un moderno hotel de seis estrellas con 70 habitaciones, spa y piscina infinita emerge al en una de las bodegas más antiguas de Australia para llevar un paso más allá el enoturismo y las experiencias en torno al vino.

El coqueteo del mundo del vino con la arquitectura de vanguardia no es nuevo. Desde su inauguración en 2006, hay pocos reportajes y artículos que no se refieran al ultramoderno Hotel Marqués de Riscal, firmado por Frank Gehry, como la ‘catedral del vino’.

La experiencia se ha repetido sin cesar, como las de Philippe Mazières y Viña Real, Santiago Calatrava y Bodegas Ysios (propiedad de Domeq) o Iñaki Aspiazu y Bodegas Baigorri, todas en un territorio tan pequeño como Rioja Alavesa.

El idilio entre la arquitectura de vanguardia y el mundo del vino ha sido constante en las últimas décadas

Las colaboraciones se repiten dentro y fuera de España y, además de impresionantes bodegas como la que Norman Foster diseñó para Portia en la Ribera del Duero o la que los suizos Herzog & de Meuron hicieron para Dominus Estate en Napa Valley, se plasman en lujosos hoteles que vienen a completar experiencias redondas entre viñedos.

los colores del vino acompanan la experiencia en marques de riscal foto 15 970x597

Marqués de Riscal es uno de los alojamientos enoturísticos más exclusivos de España.

[Para leer más: Nexus: donde arquitectura y pasión por el vino se dan la mano]

Oscar Seppeltsfield

Esta misma fórmula se busca en Oscar Seppeltsfield. Ubicado en el valle de Barossa, al sur de Austrialia, se levantará un impresionante hotel de seis estrellas y arquitectura futurista diseñada por el estudio Intro Architecture.

Con formas suaves y redondeadas que recuerdan a la Ciudad del Vino en Burdeos, el hotel parece surgir de la tierra para elevarse 12 plantas y ofrecer así un privilegiado mirador hacia los viñedos que lo rodean.

Formará parte de la oferta de Seppeltsfield, una de las bodegas más antiguas de la zona vitivinícola de Barossa y de toda Australia, que sus promotores pretenden convertir en un hito para la región.

Oscar hotel del vino en Australia         

De hecho, según explica el propietario y presidente ejecutivo de la bodega, Warren Randall, el hotel trascenderá la propia bodega y contribuirá a que toda la región se convierta en un “destino epicúreo deseable para turistas de todo el mundo”. Para ello será el “icono de Australia del Sur: la Ópera de Sídney de Barossa”.

Inspirado en una barrica

La idea detrás del original diseño está en el trabajo de los artesanos que trabajan y dan forma a las barricas. Y así, como un gigantesco y vanguardista barril, busca representar las múltiples riquezas y complejidades de la zona vinícola en la que se asienta.

El hotel sale así de la tierra, para luego elevarse y retorcerse, y crear una forma única, siempre con una expresión contemporánea pero conectada a las raíces.

 

Con una inversión de 50 millones de dólares, se prevé que el hotel -que honra con su nombre a Oscar Benno Seppelt, ligado al origen de las bodegas Seppeltsfield y que revolucionó la industria del vino australiana- abra sus puertas en 2022.

Contará con 70 exclusivas habitaciones, cada una con balcón privado, además de spa, piscina infinita y un sky bar en la azotea con vistas 360º.

También ofrecerá un restaurante de lujo, comedor privado y salas para reuniones.

Destino de enoturismo

Según los datos de la bodega, la zona de Barossa recibió en 2019 más de 897.000 enoturistas que pasan de media un día en la zona. Con este hotel, “los visitantes tendrán un lugar donde quedarse más tiempo, sumergirse, disfrutar y relajarse”, explica Toby Yap, portavoz del proyecto que reúne a una serie de empresarios del sur de Australia.

Oscar Seppeltsfield

Oscar Seppeltsfield

Barossa ya era conocida por su vino,su gastronomía y sus paisajes, asegura, “lo que necesita es un hotel de lujo icónico para atender a los viajeros locales e internacionales que visitan la región”.

Hasta el primer ministro de Australia del Sur, Steven Marshall se mostró “entusiasmado con el potencial del turismo en Barossa y en el sur de Australia” y calificó de “excelente” el proyecto y la inversión.