Barcelona impone 170 multas de 9.000 euros a pisos turísticos ilegales

Barcelona impone 170 multas de 9.000 euros a pisos turísticos ilegales

El Ayuntamiento concentra 8.686 inspecciones en el barrio de la Barceloneta

Gabriel Trindade

Barcelona

29/10/2014 - 18:40h

El Ayuntamiento de Barcelona tiene respuesta para las imágenes de incivismo que se vivieron este verano en el barrio de la Barceloneta. El Consistorio ha hecho público este miércoles el resultado de las actuaciones que desde agosto aplica para controlar la efervescencia de pisos turísticos. En estos dos meses, se ha procedido a cerrar 170 apartamentos turísticos y a castigar a sus propietario con multas de 9.000 euros.

El esfuerzo, según muestran los datos, ha sido importante. Se han realizado 8.686 inspecciones en el barrio de la Barceloneta. Y las revisiones continúan. Además de los 170 apartamentos precintados, se encuentran en trámite otros 178 expedientes. Todos ellos con las correspondientes órdenes de cese emitidas y las multas de 9.000 euros impuestas.

La campaña inspectora ha permitido también realizar una fotografía del uso de la vivienda en la Barceloneta. En el barrio existen actualmente 973 edificios con viviendas. Hay por tanto, 8.686 pisos residenciales , de los cuales el 78,5 % son domicilios habituales de vecinos.

La última semana de agosto, el Ayuntamiento de Barcelona puso en marcha un conjunto de medidas para garantizar la convivencia en el barrio de la Barceloneta. La primera medida fue la creación de un dispositivo especial de inspección. Se pusieron en marcha seis equipos mixtos formados cada uno de ellos por agentes de campo y por inspectores. El grupo inició una labor de oficio (sin denuncia previa) en todas las viviendas de la Barceloneta para constatar la existencia o no de apartamentos turísticos que operan sin licencia.

La gestión del turismo se ha convertido en una prioridad en la parte final del mandato de Xavier Trias, alcalde de la ciudad. El Consistorio intenta deslocalizar el flujo de visitantes extranjeros y remitirlo hacia otras partes de la ciudad menos conocidas de la urbe. Además, recientemente, se ha abierto un debate para que el consorcio Turisme de Barcelona, que gestiona la promoción de la ciudad en el extranjero, se encargue también de controlar los estragos de los visitantes en los barrios de la ciudad.