Carmena restringirá los pisos turísticos para evitar subidas de alquileres

El centro de Madrid tiene la mayor proporción de pisos turísticos de la capital. / EFE

Carmena restringirá los pisos turísticos para evitar subidas de alquileres

El consistorio sancionará quien alquile su vivienda más días de lo permitido, y limitará las licencias en los barrios saturados de turismo

La demanda turística está aumentando el precio de los alquileres en el centro de Madrid, ya que a muchos propietarios le rinde más ofrecer un apartamento por pocos días a turistas que depender de un alquiler a largo plazo.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Madrid analiza cómo regular los pisos turísticos para frenar la subida de las rentas, y una de las alternativas es sancionar a quien utilice una vivienda de uso residencial para uso turístico a partir de una determinada cantidad de días al año, parámetro que todavía se desconoce.

"Este año es clave para sacar adelante una regulación de los apartamentos turísticos", anticipa el concejal del distrito Centro, Jorge García Castaño, quien en una entrevista con Efe precisó que la llegada de plataformas como Airbnb han impulsado subas de hasta el 15% en los alquileres.

Así como el ayuntamiento sanciona si una vivienda se utiliza para oficinas, “eso mismo hay que hacer con las viviendas de uso turístico: hay que regular un máximo de días al año en los cuales tú puedas alquilar tu casa", explica Jorge García Castaño”.

El ayuntamiento propone redistribuir el turismo en Madrid

El edil indicó que además de establecer un máximo de días para alquilar una vivienda, esta debería tener una licencia, pagar sus impuestos correspondientes, y que se encuentre en un barrio autorizado. O sea: se estudia que se delimiten zonas de saturación, donde si los alquileres suben demasiado, se limite la apertura de nuevas viviendas turísticas".

El edil del equipo de Manuela Carmena apunta además que tienen que generarse "ejes turísticos en otras zonas" de la ciudad. Por ejemplo, consideró que se deberían publicitar los distritos de Salamanca, Arganzuela, Chamberí y también Usera. “Madrid tiene mucho más que ofrecer”, dice García Castaño. “Saturamos el centro de turistas y encima les damos una experiencia poco enriquecedora”, agrega.

El consistorio está fomentando nuevos ejes turísticos fuera del centro como el Beti Jai en Chamberí, la Quinta de Torre Arias o la Nave Boetticher, mientras que los edificios disponibles en el centro se dedicarán a "equipamientos de barrio" en lugar de crear nuevas atracciones turísticas.