Casa Bautista: el último escondite de lujo en la jungla mexicana

Sí, en la Riviera Maya aún quedan retiros secretos. Foto: Productora.

Casa Bautista: el último escondite de lujo en la jungla mexicana

En la Riviera Maya, emergiendo de una Reserva de la Biosfera y con vistas al mar Caribe, este nuevo retiro encarna el lujo sostenible del futuro

Mar Nuevo

Madrid

23/06/2020 - 13:30h

Portal de la Luz, como se llama en lengua maya, es la traducción de Sian Ka'an, una Reserva de la Biosfera y patrimonio mundial de la Unesco en la que se oculta Casa Bautista, un nuevo retiro de lujo sostenible para disfrutar de la Riviera Maya y su joya menos masificada, Tulum, como nunca antes.

A solo 14 de las ruinas arqueológicas de Tulum, este pedazo de paraíso en una estrecha lengua de tierra está sin embargo lo suficientemente cerca de la civilización como para disfrutar de las galerías, boutiques y la deliciosa gastronomía de Yucatán.

Con solo cinco habitaciones y disponible para el alquiler completo, Casa Bautista cuenta también con servicios exclusivos como un conserje y chef privados para planificar las mejores experiencias de unas vacaciones mágicas. Aunque quizás, cuando veas esta casa, no quieras moverte de allí.

Casa Bautista se ubica entre la jungla y el mar. Foto Productora.

Casa Bautista se ubica entre la jungla y el mar. Foto: Productora.

[Para leer más: Las cápsulas de lujo para vivir el exotismo de la selva en Costa Rica]

Ecoturismo de lujo

Ubicado en una zona especialmente protegida de Quintana Roo y donde solo se pueden desarrollar proyectos ecosostenibles y que tengan en cuenta el desarrollo económico de las comunidades locales, Casa Bautista fue diseñada por el estudio de arquitectura con sede en Ciudad de México Productora.

El cemento es, sorprendentemente, el principal elemento constructivo. En concreto, se emplea un concreto de color azul orgánico capaz de variar su tonalidad en función de la exposición a la luz y la orientación para lucir tonalidades que van del azul del mar al rosa del atardecer.

Una escultórica y robusta escalera de caracol, de tintes brutalistas, es uno de sus elementos distintivos. Comunica las dos plantas de la casa -que no podía sobrepasar los 8 metros de altura según la normativa-, en forma de L y elevada sobre el suelo mediante columnas en cruz para no dañar el frágil ecosistema local.

Casa Bautista. Foto Productora

Casa Bautista. Foto: Productora.

Abajo se abren la cocina, el comedor, la sala de estar, cuatro dormitorios y tres baños, además de una suite principal. Arriba, una gran terraza con piscina, también de cemento, y comedor al aire libre desde el que se obtienen magníficas vistas del Caribe y la jungla. ¿Te imaginas un masaje o una sesión de yoga en este lugar? Por supuesto, puedes tenerlo.

Sostenible y segura

Entre los dos niveles, una especie de torreta que, además de elemento formal de diseño, ofrece un espacio flexible para el trabajo o la meditación.

La madera es la otra gran protagonista de este espacio. Se multiplica en las grandes terrazas que extienden la planta del primer piso y también en pérgolas y contraventanas que protegen los interiores. Además de ofrecer una buena ventilación cruzada, explican desde la propiedad, tienen un sistema de plegado de modo que sellan y protegen la casa frente a huracanes. Así, lo que es una residencia abierta y transparente al exterior se convierte en una robusta caja cerrada.

CasaBautista5

La impresionante escalera de Casa Bautista. Foto: Productora.

En su compromiso con la sostenibilidad, Casa Bautista está totalmente alimentada por energía solar y eólica.

El precio de este retiro en el edén se calcula en función del número de habitaciones ocupadas y los servicios extra, pero las tarifas arrancan en los 1.950 dólares (1.725 euros) hasta los 6.000 (5.300 euros) por noche, según la web de reservas Mayaluxe.

 

Casa Bautista. Foto: Productora
Casa Bautista. Foto: Productora
Casa Bautista. Foto: Productora