Catalunya se desmarca del pacto por el turismo rural

Catalunya se desmarca del pacto por el turismo rural

Las comunidades autonómas homegenizarán la nomenclatura de los alojamientos con 'estrellas verdes'

Las 'estrellas verdes' catalogarán los servicios
Todas las comunidades autónomas, a excepción de Catalunya, homogeneizarán la nomenclatura de los alojamientos rurales con las estrellas como nuevo símbolo para la comercialización, promoción e internacionalización del turismo rural. El Gobierno realizará un plan especial internacional de promoción y una campaña de fidelización.

Así lo han acordado "por consenso" este lunes los responsables en materia de Turismo durante la Conferencia Sectorial de Turismo. Catalunya se ha abstenido al entender que la homogeneización de los alojamientos rurales bajo el símbolo de las estrellas podría generar confusión y dado que la Generalitat seguirá desarollando su modelo turístico frente al estatal, según explicó el consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig.

Desaparecen las espigas


Con la implantación de la nueva simbología, en los alojamientos rurales podrán verse las estrellas como distintivo, en sustitución de las espigas, bellotas y encinas utilizadas hasta la actualidad. Las CCAA se han comprometido a ir adoptando la nueva clasificación que tendrá en las estrellas verdes su nuevo símbolo. Se trata de "un distintivo común, de fácil identificación, reconocido internacionalmente y que facilitará la comercialización del sector", destacó Industria.

El ministerio presentó a los consejeros de Turismo el Plan de Promoción del Turismo Rural que tiene como objetivo "generar riqueza y dinamizar áreas geográficas con menor flujo turístico o económico, así como distribuir la demanda a lo largo de todo el año". También se pretende con dicho plan "preservar las tradiciones del territorio y adaptar la oferta a las exigencias de los turistas internacionales que buscan nuevas experiencias".

Mercados prioritarios


Este plan presenta a Alemania y Francia como los dos mercados prioritarios a los que se dirigirán las acciones de promoción, seguidos de Portugal, aunque también se trabajará en el Reino Unido para mejorar el posicionamiento de España sobre el público interesado en estas actividades turísticas en el medio rural.

En un principio, para la homogeneización de la nomenclatura para clasificar los alojamientos rurales estaba previsto que se adheriesen únicamente las comunidades de interior --Aragón, Extremadura, Castilla y León, Madrid, Navarra, La Rioja y Castilla-La Mancha--, aunque finalmente han decidido sumarse todas las comunidades, salvo Catalunya.

El modelo catalán

Puig aclara que Catalunya "seguirá desarrollando su propio modelo de turismo rural", frente al que se pondrá en marcha a nivel estatal con la homogeneización de la normativa con la introducción de cambios en categorías y consideraciones. A su juicio, la medida puede provocar "cierta confusión" al incorporar a los apartamentos turísticos y hoteleros insertados en el medio rural a la catalogación de establecimientos rurales, así como el establecer su categoría por medio de estrellas, al igual que se hace con los hoteles.

En este sentido, Puig afirmó que la Generalitat seguirá catalogando a sus establecimientos rurales por medio de las espigas, y dijo no entender por qué se adopta el mismo distintivo para los hoteles que para los establecimientos rurales en la nueva norma. No obstante, Puig aseguró que el Gobierno ha aceptado esta abstención y además agradeció que se respete el marco competencial de Catalunya, ya que esta dispone de todas las competencias en materia de turismo.

"España tiene su propio proyecto y Cataluña su propio recorrido", sostuvo Puig, que apuntó que durante la reunión se puso el acento sobre la marca España, en su opinión una constante durante el año y medio de Gobierno del PP.