Cenar en Barcelonas, en el hotel Florida y con vistas al mar

Cenar en Barcelonas, en el hotel Florida y con vistas al mar

El chef Iván Tarragó se inspira en la gastronomía asiática en una propuesta para disfrutar de la ciudad

Manel Manchón

Barcelona

28/05/2016 - 20:02h

El chef Iván Tarragó y la directora del Florida, Cristina Roures

Una excursión. Al lado de Barcelona, pero lejos de la ciudad. Un hotel, La Florida, reinventado, pero que mantiene la esencia de sus primeros días, en 1924. Y un nuevo restaurante, Barcelonas, que apuesta por la fusión, con productos de proximidad, y con la influencia de la gastronomía asiática, de la mano del chef Iván Tarragó, que ha recorrido medio mundo para aunar todos los matices de la cocina.

Esa es la apuesta de Cristina Roures, la directora del Gran Hotel La Florida, que busca, con el restaurante Barcelonas, en un homenaje a Manuel Vázquez Montalbán, que toma el relevo de L'Orangerie, potenciar la personalidad de la ciudad.

Y es que el emplazamiento es idóneo: en la carretera de Vallvidrera al Tibidabo, con unas vistas espléndidas sobre Barcelona, y con el mar de fondo.

Homenaje a Montalbán

El nombre no es casual. Se basa en la novela del mismo nombre de Montalbán, que vivió en Vallvidrera, y es un reconocimiento a todas las caras de una misma ciudad, a todos su barrios y a todos sus vecinos. Por ello, el chef Tarragó, que quiere recorrer su propio camino, recogiendo influencias de todos los países en los que ha trabajado –la mayoría en el continente asiático-- presenta platos con conceptos y gustos muy variados.

El gambón con mousse de hummus; el tartar de tomate semi-seco; el ravioli de maiz, o platos principales como el bacalao con garbanzos masala, forman parte de una oferta en la que se quiere jugar y apostar por la fusión.

Todo está encaminado para garantizar una cena imborrable, con una carta de productos de proximidad y un menú degustación de 69 euros. Sólo abre por las noches, para poder participar de un espectáculo único: un salón de inspiración modernista, al lado de amplias terrazas, y con la ciudad iluminada con el mar Mediterráneo de fondo.

¿Quién se resiste? Quien no lo hizo fue Bruce Springsteen, que tras su concierto en Barcelona se instaló en el hotel La Florida.