China, Brasil y Rusia lideran la revolución de la vivienda compartida

China, Brasil y Rusia lideran la revolución de la vivienda compartida

Uno de cada cinco turistas de países emergentes ya usa Airbnb o Homeaway

Redacción

Barcelona

22/08/2015 - 17:24h

Un grupo de turistas chinos, en un viaje por Europa

Brasil, Rusia y China encabezan la 'revolución Airbnb' a nivel global. Un nuevo estudio revela que prácticamente uno de cada cinco viajeros de los tres países emergentes han usado una web para compartir vivienda en el último año. La investigación Estado global del espacio compartido, firmado por la consultoría PhocusWright, concluye que las plataformas de alquiler son mucho más populares entre las nuevas potencias turísticas que en los mercados maduros.

Así, un 18% de viajeros chinos y brasileños han alquilado una habitación en una casa o apartamento en el último año. Una cifra similar (17%) presenta el mercado ruso. Las dos magnitudes son casi el doble de la penetración de Airbnb o Homeaway en Francia (11%), Reino Unido o Estados Unidos (9%).

Mercado adulto

Además de la nacionalidad, el documento rompe otros mitos en torno al viajero que alquila una habitación. En Europa, la mayoría de reservas las realizan personas de más de 35 años, mientras que en el resto del globo la proporción es superior al 10%. De este modo, la consultoría concluye que las webs de alquiler no son un fenómeno 'sólo Millenial'.

Los analistas de PhocusWright concluyen que el 'viajero social' se queda más tiempo en el destino que los otros segmentos. En el caso de mercados emisores como Francia o Reino Unido, la diferencia de estancia es superior a las dos noches de media, y llega a las cuatro noches en el país galo.

El precio, principal factor

El informe alerta a los destinos que los viajeros con poder adquisitivo bajo son los más proclives a usar Airbnb o Homeaway. Este es el caso de mercados como Francia o los emergentes, donde la abrumadora mayoría de turistas sociales ganan menos de 40.000 euros al año.

No obstante, las plataformas de alquiler han conseguido romper las costuras del segmento 'low cost' en algunos mercados. Así ocurre en Reino Unido y Estados Unidos, donde el 33% de los visitantes que eligen un domicilio privado para pernoctar superan los 35.000-40.000 euros de ingresos anuales medios.