La patronal de Madrid se apunta al fuego cruzado contra Cifuentes

Los alquileres que vienen: subidas por adelantado sin base en el IPC. EN la foto, viviendas del centro de Madrid.

La patronal de Madrid se apunta al fuego cruzado contra Cifuentes

La patronal madrileña CEIM se suma a las críticas generalizadas sobre el borrador de Cristina Cifuentes

La CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE se suma a las entidades que se oponen al borrador del decreto que regula los pisos turísticos de la Comunidad de Madrid. En el caso de esta patronal, consideran que el proyecto del gobierno de Cristina Cifuentes no resuelve "el intrusismo y la competencia desleal".

La Asociación Empresarial de Hoteleros de Madrid ya había presentado alegaciones contra el borrador de la Comunidad, que consideran que es “el más laxo de Europa” en la regulación de las viviendas turísticas, y consideran que beneficia a las plataformas como Airbnb o Home Away.

La CEIM afirmó que el proyecto no garantiza los derechos de los consumidores. En este sentido, el Consejo de la patronal considera imprescindible que se aplique una normativa similar cuando se realiza una misma actividad económica. Para ellos, esto sería una vía necesaria para acabar con el "intrusismo" en un sector tan importante como el turístico.

Asimismo, los empresarios de Madrid entienden que esta propuesta del Gobierno regional no responde al modelo de desarrollo turístico de calidad que se quiere implantar en la Comunidad.

El 36% de los pisos son ilegales

Hasta el 2016, la ciudad de Madrid contaba con 10.895 viviendas de uso turístico, de las que sólo 4.000 estaban registradas, o sea, un 36% del parque estaba fuera de la ley. Teniendo en cuenta que en toda la capital hay 1,53 millones de viviendas, las dedicadas a esta actividad representan al 0,71 del total.

Esta estadística fue presentada por la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), que afirmó que el impacto del negocio en el mercado inmobiliario “es prácticamente nulo”. A lo sumo, indicaron en la entidad, hay una mayor incidencia en el centro de Madrid, con un 1,91% de las propiedades dedicadas al turismo.

Según el presidente de Fevitur, Pablo Zubicaray, en cuatro barrios del distrito Centro de Madrid -Palacio, Sol y, especialmente, Lavapiés-Embajadores y Chueca-Justicia-, el impacto de los pisos turísticos sobre el precio del alquiler es de 11,9 euros sobre una renta de 1.000 euros.