Cinco usuarios acaparan la mitad de la oferta Airbnb en Cuba

Cinco usuarios acaparan la mitad de la oferta Airbnb en Cuba

Los intermediarios hacen negocio con la llegada de la web estadounidense que ya oferta más de 1.000 alojamientos. Las habitaciones, propias de los años sesenta, sólo se ofrecen a turistas norteamericanos

David Placer

Madrid

08/04/2015 - 21:45h

Habitación de Airbnb en Cuba.

El desembarco de Airbnb en Cuba, efectuado hace apenas dos semanas, ha desvelado la particular forma de hacer negocios en la isla. La web de alojamiento, que amplifica y democratiza la oferta hotelera, concentra la oferta cubana en muy pocas manos. Apenas cinco usuarios gestionan la mitad del millar de habitaciones, casas y pisos que se ofrecen en Cuba a través de la web.

Michael ofrece 232 alojamientos, Jorge, 172, Fátima, 148, Luis, 82 y Raúl, 51. La oferta no sólo se limita a La Habana sino a toda la antilla. La concentración de más de 680 habitaciones en sólo cinco usuarios desvela el enorme negocio de la intermediación. Los usuarios que acaparan la oferta son agentes e intermediarios que intentan que los cubanos que ya alquilan de forma regular sus habitaciones a turistas, entren en Airbnb.

"Ya hemos recibido reservas en los días anteriores y, por supuesto, será de gran ayuda para nosotros los cubanos, ya que podemos recibir muchos más clientes anualmente y linealmente. Es decir, la temporada baja no tendría tanta diferencia con la alta", explica Michael.

El intermediario asegura que el precio de las habitaciones, generalmente entre los 30 y 40 euros, no tiene impuestos añadidos. Airbnb no ha detallado la negociación con la que cerraron el permiso del gobierno cubano para operar en la isla.

Ritmo pausado 

Pero el despliegue de la web en Cuba no será tan explosivo como muchos esperan. "En el futuro cercano, creo que va a ser difícil ver un beneficio real para los cubanos, pues requiere bastante disciplina y seriedad a la hora de cumplir con las reservaciones", explica Félix, propietario de Seo Coalition, una compañia canandiense especializada en SEO y que ha ayudado a los empresarios cubanos a integrarse en la plataforma estadounidense. 

El servicio de Airbnb en Cuba sólo se puede contratar desde Estados Unidos. Ahora los turistas estadounidenses tendrán opciones adicionales para su estancia. La ley estadounidense prohíbe, de momento, el ofrecimiento de este servicio a ciudadanos no americanos, pero la compañía espera que un cambio legal permita que la web sea accesible desde cualquier país.

Airbnb también pagará a los fotógrafos cubanos que hagan fotos de las casas anunciadas en la web, una modalidad extendida en el resto del mundo.