Cómo consigue el Novotel más grande del mundo no parecerlo

La impactante entrada al Novotel Madrid Center

Cómo consigue el Novotel más grande del mundo no parecerlo

Con 790 habitaciones, Novotel Madrid Center es capaz de ofrecer una experiencia ‘boutique’. Su director comercial, Gustavo Salto, explica el secreto

Sonsoles Vázquez

Madrid

08/06/2016 - 10:00h

La cadena francesa instaló el pasado noviembre, en pleno barrio de Salamanca, su buque insignia, el Novotel Madrid Center. Un hotel que a simple vista puede producir vértigo y cierto rechazo: 790 habitaciones y 2.400 metros cuadrados para eventos.

Sin embargo, cuando se pisa su entrada, enclavada en un arbolado patio de manzana, se tambalean las ideas preconcebidas. No es el ‘mastodonte’ que uno se había imaginado.

‘Street art’ de bienvenida

Primero, porque un pasadizo previo advierte de la apuesta del hotel por el diseño contemporáneo, el arte y la cultura. En una anodina pared de ladrillo, el joven grafitero Joaquín Arroyo –tras un concurso convocado por el hotel- ha sido el encargado de darle vida y color con el rostro de una mujer, las cuatro torres de la Castellana, el edificio Metrópolis y la Puerta de Alcalá. Todo al más puro estilo ‘pop art’. “Hasta 14 zonas más del hotel se van a animar con obras de este artista, que refleja muy bien el espíritu actual madrileño”, apunta du director, Gustavo Salto.

Ya en la plaza, una gigantesca pérgola de vidrio serigrafiado en tonos verdes, y sostenida por columnas en aluminio que imitan troncos de árboles, sorprende nuevamente al viajero con su atmósfera jardín, que de noche parece el escenario de un teatro. 

“Nada de todo esto es casual”, añade Gustavo Salto. “Aunque no lo parezca, ocupamos lo que fue el antiguo hotel Convención, oscuro y triste en su última época. Y teníamos que darle la vuelta por completo”.

Reforma de 30 millones de euros

“Para esta transformación, el grupo Accor ha invertido más de 30 millones de euros. Hemos remodelado por completo el establecimiento para que se ajuste a los valores que la marca Novotel implantó en 2014 -creatividad,  emoción, cierto espíritu de juego y un entorno relajante- con la ayuda del estudio de arquitectura IHP y un experto mundial en rebranding”, prosigue Salto.

Este homenaje a lo vegetal continúa en el lobby, donde varios jardines verticales y diferentes micro-espacios con muebles de diseño apuntalan la atmósfera ‘friendy’. “La elección de la naturaleza como elemento decorativo tampoco se ha hecho al azar. Como partícipes del programa Planet 21 del grupo Accor, no sólo nos preocupa el impacto medioambiental, sino que llevamos la filosofía ‘slow’ también a la acogida, al servicio y a la gastronomía”, añade Salto.

Un lobby polivalente

Así, por ejemplo, el equipo de recepción invita a los huéspedes a acercarse al bar después de hacer el check-in, se informa cuando hay un partido importante para que puedan disfrutarlo en una pantalla gigante, se tiene en cuenta si hay eventos en el cercano Palacio de los Deportes, se ofrece un detalle a aquellas personas que celebran su cumpleaños, el servicio de restauración funciona 24/7…

“La zona polivalente de recepción –con butacas dispuestas en grandes círculos, mesas altas para trabajar y otras más bajas para relajarse, y una zona de bar que no se sabe ni dónde empieza ni dónde acaba- está pensada para brindar una atmósfera amigable. Para que el turista vacacional se sienta como en casa y el viajero de negocios no se note aislado”, matiza Salto.

Los grupos no molestan

El tratamiento que se da a los grupos también difiere de muchos establecimientos al uso: “Para su comodidad, entran y salen por una zona distinta a la principal y cuentan con sus propios mostradores. Así además no interfieren en esos momentos con el normal funcionamiento del hotel. Pero durante la estancia son tratados de la misma forma cercana que el resto de la clientela”.  

Por su parte, las 790 habitaciones se han concebido siguiendo las pautas de un diseño sencillo y funcional, con camas amplias y cómodas, sofás pensados para el descanso y grandes televisores. "Un concepto que se adapta tanto a los que viajan por motivos de trabajo como de placer", recalca Salto. "Teníamos que dar respuesta a la tendencia emergente en el mundo de los viajes, al ‘bleisure’ (‘business with leisure’). Por eso también estamos a punto de inaugurar una piscina con terraza en la azotea, un gimnasio con vistas panorámicas y nuevas zonas de restauración”.  

Joaquín Arroyo, acabando de ilustrar el pasadizo de entrada al hotel
Formas irregulares en la zona de recepción
El enorme lobby está dividido en micro espacios
Habitación del Novotel Madrid Center