De empresario tecnológico, a emprendedor hotelero: la historia de Jordi Serras

De empresario tecnológico, a emprendedor hotelero: la historia de Jordi Serras

El inversor abrirá The Serras, un establecimiento cinco estrellas en frente del Port Vell en Barcelona

Gabriel Trindade

Barcelona

17/12/2014 - 19:54h

La familia Serras, con Jordi Serras en el centro.

The Serras abrirá en enero en el frente marítimo de Barcelona. El establecimiento es el primer paso en el sector hotelero de Jordi Serras, un empresario tecnológico reconvertido a la industria del turismo, piedra angular de la economía de la ciudad. El proyecto, por ser novel, no deja de ser ambicioso: la puesta en marcha del establecimiento asciende a 13 millones de euros.

Serras era el propietario de Compuspar. La firma, con 1.000 trabajadores, 18 plantas y una facturación de 41 millones de euros, se dedicaba a implementar soluciones de logística y reparación para clientes en la industria de la alta tecnología. En 2011, el empresario se cansó del negocio y lo vendió a uno de sus clientes: el gigante Syncreon.

TerrazaDesde entonces, Serras se lo ha tomado con calma. "Ha estado viajando", explica su hijo, que lleva el mismo nombre que su progenitor. En uno de esos viajes, un retiro de ocho meses en Nueva York, nació la idea. Un hotel boutique, un establecimiento de lujo pero informal, como los que se encuentran en la ciudad que nunca duerme.

A Serras sólo le faltaba la oportunidad, y ésta llegó. Banco Popular subastó un crédito hipotecario de la finca, situada en el Paseo Colón, en primera línea de mar. Adquirió el inmueble por cerca de seis millones de euros, según fuentes financieras. Las obras, que aún están en marcha, tienen un presupuesto de siete millones de euros.

El patriarca tiene planes para seguir invirtiendo en el sector hotelero. Pero por ahora se concentra en el futuro de su primer cinco estrellas. Para asegurar la buena marcha del negocio, ha realizado una mezcla de personal en los puestos claves: directivos y profesionales de renombre con sus propios hijos.

La dirección del establecimiento recae en Antonio Bignone y Ona Matas, ambos procedentes de la dirección de varios hoteles en Londres. También se ha contratado al chef Marc Gascons, estrella Michelin en su restaurante Els Tiners, que será el encargado de llevar la batuta del restaurante Informal. Por otro lado, su hijo Jordi tiene un papel destacado dentro del organigrama, sobre todo en la parte de restauración. Además, una de sus hijas, Carla, también estará al frente de tareas de management.