<div style="text-align: left;">Alma Hotels gana la partida al empresario Pau Guardans</div>

<div style="text-align: left;">Alma Hotels gana la partida al empresario Pau Guardans</div>

Catalunya Banc y el Banc Sabadell adjudican dos inmuebles premium tras un proceso competitivo

Gabriel Trindade

Barcelona

09/12/2014 - 23:00h

La terraza interior del Alma Barcelona
Alma Hotels se queda en casa. La compañía hotelera se ha impuesto en el proceso competitivo abierto por Catalunya Banc y el Banc Sabadell por los dos inmuebles donde actualmente opera, uno en Barcelona y otro en Pamplona. El proceso, que se inició a mediados del año pasado, ha culminado después de una dura pugna con uno de los finalistas, el empresario catalán Pau Guardans.

Las entidades financieras pusieron a la venta en marzo de 2013 la sociedad Ecamed, propietaria de los inmuebles. Lo hicieron mediante un concurso público con el objetivo de lograr incrementar el precio de la operación. A la llamada acudieron decenas de interesados aunque a la fase final se reservó a unas pocas firmas. Entre ellas, también estaba Hotusa, de Amancio López.

Finalmente, Alma resultó ganadora del proceso. No obstante, Guardans consideró que la oferta vencedora no fue lo suficientemente buena e impugnó el resultado al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria. La queja bloqueó la adjudicación y obligó a repetir la licitación. No obstante, Alma se ha vuelto a imponer.

La hotelera gestiona los establecimientos desde 2011, cuando los bancos absorbieron una promotora inmobiliaria. Catalunya Banc y el Sabadell confiaron en Alma para la gestión de los establecimientos como solución momentánea aunque las intenciones de la firma siempre fueron acabar comprando el ladrillo. El precio de la operación no ha trascendido aunque fuentes del sector apuntan a que podría situarse en torno a los 40 millones de euros.

El establecimiento de Alma en Barcelona es un hotel Premium. Se trata de un cinco estrellas Gran Lujo y se ubica en un edificio original de primeros del siglo XX que ha sido totalmente reformado. Cuenta con 72 habitaciones, todas ellas de más de 40 metros cuadrados, entre las cuales hay 16 executive suites y dos suites. Su facturación cerró 2013 en cinco millones de euros. Por lo que se refiere al conjunto de la firma, las ventas se elevaron a 10 millones con un ebitda positivo de tres.