Dormir rodeado de libros, tendencia al alza

Dormir rodeado de libros, tendencia al alza

Alojamientos temáticos para los más bibliófilos

Sonsoles Vázquez

Madrid

11/12/2015 - 20:46h

Una habitación del parisino Shakespeare & Co.

Book & Bed (Tokio): En el séptimo piso de un edificio del barrio de Ikebukuro, al noroeste de Tokio, este nuevo hostel se ha asociado a la editorial Shibuya Publishing & Booksellers para ofrecer a sus clientes la posibilidad de dormir rodeados de libros en un original espacio concebido por los arquitectos Makoto Tanijiri y Ai Yoshida

En una amplia sala recubierta por enormes estanterías -que albergan más de 1.700 obras en inglés y japonés-, se encuentran empotradas 12 cabinas con sus camas, luces y cortinas individuales, y 18 literas "al raso". Aquí lo importante no es la intimidad, sino la posibilidad de enfrascarse en un género determinado (viajes, negocios, historia...) y poder intercambiar esa pasión con otros huéspedes. Los baños son compartidos y la tarifa más alta es de 36 euros los fines de semana; además tiene wifi gratis y descuentos del 50 por ciento para estancias sólo de día.

A sus propietarios se les ocurrió esta idea después de que un usuario de Twitter pidiera a la cadena de librerías Junkudo el favor de poder dormir en una de sus tiendas. La librería aprovechó esa oportunidad para publicitarse e iniciar una campaña de gran éxito consistente en sortear diez plazas para la noche de Halloween en su tienda más emblemática de Osaka.

Book & Bed

Bed and Books (Reikiavik): En una mansión de 1930 de una calle tranquila de la capital de Islandia, casi enfrente del mar, se respira nada más entrar el espíritu de los viajes y la literatura. Y es que Karlotta, la propietaria de este agradable bed & breakfast, nació casi con un libro debajo del brazo: su padre era bibliotecario y su madre, archivista.

El alojamiento ofrece cuatro habitaciones muy cómodas y una excelente colección de libros en inglés, francés, islandés, holandés y alemán repartidos por diversas estanterías. Asimismo, cuenta con un mueble especial en el que los huéspedes pueden intercambiar sus obras.

The Open Book (Wigtown): Este pueblo escocés, famoso por ser la capital del libro, cuenta con más de diez librerías para sus mil habitantes. Una de ellas, Open Book, permite además a sus clientes descubrir el oficio de librero y dormir en el estudio que se encuentra justo encima de la tienda (comercializado por Airbnb). Las tareas son sencillas y a la vez apasionantes: abrir y cerrar la tienda a la hora convenida, vender, ordenar y decorar el escaparate.

Open Book

Shakespeare & Co (París): Frente a la isla de la Cité, en el barrio de Saint Michel, esta pequeña librería mítica reúne más de 20.000 obras en el idioma de Shakespeare. Con su escaparate repleto de libros encuadernados en cuero y marcos dorados barrocos, en realidad parece más una tienda de antigüedades.

Dispone de un animado café -con terraza enfocada a la iglesia de Nôtre Dame en el buen tiempo- y además en su interior es posible quedarse leyendo todos los días hasta las once de la noche. Cuenta para ello con unos preciosos asientos antiguos tapizados en terciopelo y, a partir de esa hora, con camas con baldaquino en el primer piso. Para ello, sólo hace falta inscribirse como "tumbleweeds" y realizar algunos turnos.

Bed and Books (Tromso): En esta ciudad noruega situada al norte del círculo polar ártico, una casa de huéspedes ofrece un marco atípico y retro (lámparas artesanales, muebles vintage...) a los apasionados por la literatura. Frente a la majestuosa montaña Floya, se invita a los clientes a buscar la inspiración entre los cientos de libros de su biblioteca, sus cinco habitaciones y zonas comunes compartidas, y los paneles de pizarra que recubren paredes y puertas para plasmar la creatividad de cada uno con una poesía o un dibujo.