El Camino de Santiago salva la temporada de las casas rurales en su ruta

El Camino de Santiago salva la temporada de las casas rurales en su ruta

La ocupación media de los establecimientos que reciben a los peregrinos ronda el 80%

Peregrinos en la Plaza do Obradoiro, en Compostela
La crisis del turismo nacional ha azotado con fuerza al sector de las casas rurales. Los datos de ocupación de estos establecimientos acumularon cifras muy bajas durante todo el año y en este puente de diciembre, en el mejor de los casos, en algunas comunidades como Andalucía o Murcia se llegó al 50%. Sin embargo, en medio del declive, en la zona norte algunos establecimientos aguantan el temporal y registran llenos una gran parte del año. Son aquellas casas rurales que se encuentran dentro de la ruta del Camino de Santiago.

Así lo asegura Cesareo González, el presidente de la Federación Galega de Turismo Rural (Fegatur), quien indica que las diferencias en el grado de ocupación de unos establecimientos y otros son abismales. “Este fin de año está siendo realmente malo. En muchos establecimientos se va a cerrar el 2012 con una ocupación que ronda el 10%. Sin embargo, las casas que se encuentran dentro de la ruta de Camino de Santiago aguantan el tirón casi todo el año, rondado ocupaciones que pueden ir desde el 80% al 100%”, indica.

Camino Francés


Los elegidos son los establecimientos que se encuentran en la ruta del conocido como Camino Francés, el eje principal de las peregrinaciones a Santiago de Compostela, que arranca en Roncesvalles y que, en su ruta gallega pasa por O Cebreiro, Triacastela, Sarria, Portomarín, Palas de Rei, Arzúa e Pedrouzo.

“No todas las casas rurales tenemos la suerte de estar en ese camino, aunque ahora mismo, la segunda ruta con más afluencia según nuestros estudios es el conocido como Camino Portugués, que también está relanzando a los establecimientos de este tipo”, comenta Cesáreo. En Galicia esta ruta beneficia a los establecimientos de la provincia de Pontevedra, ya que sus paradas están marcadas en O Porriño, Redondela, Pontevedra, Caldas de Reis, Padrón y Santiago.

Más demanda que oferta

La causa de que estas casas rurales mantengan su ocupación alta durante casi todo el año está en la baja calidad, según los restauradores, de los albergues públicos para peregrinos. “Los albergues son pocos y en seguida se llenan. Además, las condiciones no son las más adecuadas, por lo que mucha gente se anima a pasar la noche en hoteles, hostales y también casas rurales”, explican desde Fegatur. “El Camino de Santiago sigue generando todavía una demanda mayor incluso a la oferta”, añade.

Iniciativas como el Bono Iacobus, puesto en marcha por la Xunta de Galicia, ha ayudado además a relanzar el turismo rural del Camino. Se trata de unos paquetes turísticos que posibilitan recorrer los tramos gallegos de la ruta xacobea pernoctando en la red de alojamientos de turismo rural de Galicia. Actualmente, casi todas las rutas de peregrinaciones tienen su Bono Iacobus, tanto el Camino Francés como el Portugués, así como el llamado Camino do Norte y el Camino Vía da Prata.

En septiembre de este año, el número de peregrinos que había llegado a Compostela estaba contabilizado en más de 154.000, aún a pesar de no ser Año Santo. Además, según los datos de la Oficina del Peregrino, este mes de noviembre 4.172 personas hicieron la ruta del Camino a pesar de la climatología adversa. De ellas, cerca de 1.900 eran españolas, 243 alemanas, 214 portuguesas, otras tantas estadounidenses y 207 de Corea.