El glamping toma altura con estas casas-árbol en la selva de Bali

Lift Bali o cómo volver a la infancia en un alojamiento de lujo. Foto: Alexis Dornier.

El glamping toma altura con estas casas-árbol en la selva de Bali

La síntesis perfecta entre lujo y exotismo está en Bali, tiene forma de hotel y nos eleva sobre la selva y los arrozales en modernas casas-árbol

Mar Nuevo

Madrid

10/02/2020 - 11:34h

La búsqueda de una arquitectura ligera que permitiera reducir el impacto de las construcciones en la naturaleza hizo realidad un sueño: el de dormir en las copas de los árboles con todo el lujo que podemos esperar en un hotel boutique. Bienvenidos a Lift Bali.

Ubicado en medio de una selva tropical, en Penestanan, a las afueras de la ciudad de Ubud (uno de los centros culturales y espirituales de Bali), este pequeño establecimiento se oculta entre arrozales y exuberantes bosques. Allí ofrece habitaciones suspendidas entre los árboles y construidas sobre estructuras de marcado carácter industrial que incrusta en un bosque tropical.

El proyecto explora las posibilidades de la arquitectura no permanente, que eleva sobre el suelo para minimizar el impacto y para proporcionar otro punto de vista

Pese a la sorpresa inicial, el hotel combina perfectamente con el entorno, gracias al uso de materiales ligeros como la madera y el cristal. De hecho, las estructuras se reducen a la mínima expresión para ceder todo el protagonismo a la vegetación, a la luz que se filtra entre los árboles y a los sonidos que dominan la selva.

Treetop Boutique. Foto Alexis Dornier

Lift Bali es nuestra última obsesión en alojamientos alternativos. Foto: Alexis Dornier.

[Para leer más: ¿Te gusta Bali? Indonesia creará otras diez para impulsar el turismo]

¿Y por qué elevados? Además de hacernos sentir como un moderno Tarzan, el estudio de arquitectura indonesio Alexis Dornier buscaba explorar otras posibilidades: entre ellas reducir la cantidad de estructuras permanentes empleadas para levantar un hotel, crear una “arquitectura ligera” y evocar una “sensación de impermanencia”.

El complejo cuenta con tres alojamientos independientes además de espacios comunes como sauna, piscina y plataforma elevada para practicar yoga

El hecho de aprovechar la altura permite además beneficiarse de una refrigeración natural, alejarse de los arbustos donde habitan los mosquitos y, “simplemente, disfrutar de otro punto de vista”.

Lift Bali lo más parecido a dormir en la selva. Foto Alexis Dornier

La luz y los sonidos de la selva son la mejor compañía en Lift Bali. Foto: Alexis Dornier.

Hotel boutique

En la actualidad hay tres habitaciones, cada una con el nombre de reconocidos escritores: Ernest Hemingway, George Orwel y Stanley Kubrick. Todas ofrecen una inmersión total en la naturaleza sin renunciar al lujo y por ello disponen de una gran cama con dosel, muebles a medida y amplios ventanales de suelo a techo que ofrecen vistas completas al bosque. En algunas zonas, como las duchas, se añaden unas persianas de maderas que ofrecen privacidad mientras multiplican los juegos de luz.

Cada uno de los alojamientos es totalmente independiente y cuenta con una escalera de metal que asciende rodeando la estructura, que a su vez abraza el tronco de un árbol.

Lift Bali o el sueño infantil hecho realidad. Foto Alexis Dornier

Lift Bali o el sueño infantil hecho realidad. Foto: Alexis Dornier.

Todos cuentan con el dormitorio en el primer piso y terraza privada en el segundo, con un techo natural elaborado por hojas de bambú.

Para sus creadores se trata de alojamientos “sin pretensiones”, espacios que ofrecieran a los huéspedes la posibilidad de “recuperarse alejadas del suelo”.

El complemento perfecto

Además de las estancias, el complejo cuenta con una pequeña sauna, una piscina, bar y una plataforma de yoga elevada sobre el suelo, además de espacios de relax con bancos.

Lift Bali. Foto Alexis Dornier

Lift Bali. Foto: Alexis Dornier.