El hotel Juan Carlos I deja atrás su crisis con una rave pija

El hotel Juan Carlos I deja atrás su crisis con una rave pija

La fiesta electrónica Borders Control llega al hotel del 8 al 11 de agosto

I.J.

Barcelona

22/07/2014 - 16:26h

Vista de una edición pasada de la Borders Control.
El hotel Juan Carlos I de Barcelona quiere dejar atrás las tensiones de propiedad con una rave 'pija' de tres días de duración. La fiesta Borders Control recala en la Ciudad Condal por primera vez para, dicen sus organizadores, quedarse en años venideros.

En esencia, la Borders es una fiesta veraniega más. El fin de semana del 8 al 11 de agosto habrá tres pool parties consecutivas, seguidas de sus respectivas after-parties en conocidas discotecas de la ciudad. Lo que diferencia esta verbena del amplio cartel de festivales en España es su glamour.
 
 
La Borders Control se distingue por su glamour
 
Los huéspedes se alojarán en suites junior del incónico hotel barcelonés. Por las noches disfrutarán de sesiones de Dimitri Vegas&Like Mike, Nicolaz y Jetfire. Después, la madrugada se alargará en Opium Mar, Pachá Barcelona y Bling Bling, cuya propiedad ha sido vinculada a los jugadores del FC Barcelona Gerard Piqué y Xavi Hernández.

Los paquetes de tres días salen por unos razonables 495 euros. Con todo, los más exigentes pueden comprar entradas a la zona VIP habilitada por Ferrari, con posibilidad de acceso en helicóptero y lounge privado.

La Borders se presenta como la "mayor fiesta en la piscina del mundo". Coorganizada por The Orp Group e IDC, avisa que la de 2014 es la primera edición "de una fiesta que se repetirá en los próximos años" en el Juan Carlos I.

Cabe recordar que el hotel, situado en la avenida Diagonal, ha pasado por un período de incertidumbre después que Husa lo vendiera el pasado año. La cadena de Joan Gaspart lo consideraba su joya de la corona desde que lo compró en 2002.

Tras Husa, Barcelona Project's, empresa propietaria, llegó a un acuerdo con Intercontinental Hotels Group (IHG). Con todo, el acuerdo se truncó y el pasado marzo la sociedad saudí abrió de nuevo la puja por la gestión de este cinco estrellas gran lujo.