El jacuzzi, en el monte

El jacuzzi, en el monte

Las casas rurales equipadas con elementos típicos de spa logran el mayor índice de reservas en 2013

Casa rural de Ordesa (Pirineo aragonés)
Los españoles eligen el turismo rural para arrellanarse en un jacuzzi y, como mucho, hacer un esfuerzo para llegar a la piscina. Las casas de campo que cuentan con ambas instalaciones ganan por goleada a la competencia. Es el hecho diferencial que marca tendencia. El 34% de los clientes en 2013 han confirmado sus reservas sólo después de asegurarse de que el establecimiento contaba con este tipo de instalaciones.

Concretamente, prácticamente dos de cada diez (17,1%) prefiere el jacuzzi, dejando como segunda opción la piscina (16,23%). Si a estos dos servicios, la casa rural permite viajar con menores, tendrá los tres requisitos más valorados y logrará captar, con uno u otro gancho, a casi la mitad de los clientes potenciales (48%). Son las conclusiones de un estudio elaborado por Clubrural en un universo de más de seis millones de internautas.
 
 
El cliente se informa por Internet, pero reserva por teléfono
 
El vuelco de tendencia está fuera de dudas, con los datos acumulados en 2013. Los equipos más valorados hasta hace unos meses caen a un segundo nivel de opciones. De este modo, la barbacoa, chimenea, jardín y otros elementos tradicionales han perdido puntos entre las preferencias de los viajeros españoles.

A pesar de que el esfuerzo inversor de la mayoría de la industria rural española para modernizar el parque de habitaciones disponible permite abrir el negocio a un público con inquietudes más urbanas, hay pocas cosas que cambian.
 
 
Las parejas son clientes minoritarios, dominan los grupos
 
Las casas siguen como opción preferida para los grupos. Ocho de cada diez reservas piden disponer de ella en solitario, mientras que el resto (20%) alquila habitaciones. Para cada estancia, se reservan entre tres y cinco plazas (40%). Las parejas son clientes minoritarios (20%). Los destinos tampoco evolucionan significativamente. Barcelona, Madrid y Girona son las provincias preferidas para una escapada. Otros medidores dicen que es Asturias la favorita.

Diciembre es el mes de mayor actividad para este sector por el puente de la Constitución y la Navidad. En cualquier caso, el teléfono se sostiene como el principal canal para confirmar la reserva. El cliente se informa por Internet, pero reserva sólo después de hablar con los propietarios.