El Mandarín de Barcelona arranca su verano dorado

El Mandarín de Barcelona arranca su verano dorado

El lujoso hotel de la capital catalana ficha a Ángel León para completar la oferta gastronómica y renueva parte de sus lujosas suites

La entrada del hotel Mandarin.
La temporada veraniega llena aún más de turistas Barcelona y la industria local mejora sus ofertas para recibirlos. El Mandarín Oriental de la capital catalana no es una excepción. Su público es distinto al de otros hoteles, ya que sólo cuenta con 120 habitaciones y capta a visitantes dispuestos a gastarse hasta 1.200 euros por pasar una noche rodeados del lujo que garantiza la cadena internacional en epicentro comercial de la ciudad, Paseo de Grácia.  
 
El hotel prevé alcanzar los siete millones de beneficios en el ejercicio en curso
 

Para responder a sus demandas, lo primero que ha adaptado esta temporada el establecimiento es la oferta gastronómica. Las dos estrellas Michelín de la chef Carme Ruscalleda continúan al frente del Moments, a pesar de que su hijo, Raül Balam, continua alejado temporalmente de los fogones del restaurante. A la cocinera catalana (la única mujer del mundo que atesora siete de los famosos reconocimientos internacionales) se le suma ahora en el hotel barcelonés uno de los nombres más relevantes de la cocina española del momento: Ángel León. La carta del Aponiente, el restaurante que regenta en Puerto de Santa María (Cádiz), ya ha sido premiado con una estrella Michelín por sus propuestas creativas a partir de productos del mar, su materia prima. Un concepto que se espera como agua de mayo en la capital catalana.

León se encargará de dirigir la cocina del Blanc Brasserie & Gastrobar del Mandarín. Este restaurante estaba liderado hasta ahora por Ismael Alonso, quien pasará a ser chef ejecutivo. Se encargará, básicamente, de controlar que las novedades implementadas llegan a los platos de los clientes.

Las novedades para la temporada con más actividad en el sector no terminan aquí. La dirección del hotel, explotado por la cadena internacional pero propiedad de Reig Capital, ha ampliado las habitaciones. Ha abierto 17 nuevas suites y cinco habitaciones de gran lujo. Todas ellas están diseñadas por Patricia Urquiola, la arquitecta y diseñadora asturiana radicada en Milán con colección permanente en el MoMA de Nueva York. La misma profesional que se encargó del interiorismo original del hotel de la capital catalana.

Con todo ello, el establecimiento quiere pasar página definitivamente a los números rojos que han dominado la cuenta de resultados de la sociedad. La buena evolución del negocio propiciará que en el ejercicio en curso los beneficios lleguen hasta los siete millones de euros, señalan fuentes empresariales a 02B. La facturación también habría incrementado significativamente. La previsión, según los mismos interlocutores, es que alcance los 24 millones de euros.