El Praktik Bakery, un hotel recién salido del horno

El Praktik Bakery, un hotel recién salido del horno

La cadena Praktik Hotels, fiel a su línea de establecimientos temáticos, apuesta por dedicar al mundo del pan su nuevo negocio

Isabel de Villalonga

Barcelona

09/05/2014 - 19:59h

Anna Bellsolá, y el lounge del Praktik Bakery.
Despertarse con el aroma del pan recién horneado. Esta es la singular experiencia que propone el Hotel Praktik Bakery que acaba de aterrizar en el Eixample barcelonés (Provença, 279). Ubicado en el edificio que acogió la antigua Clínica Provenza de Barcelona, la cadena Praktik Hotels ha invertido 11 millones de euros en su compra y posterior reconversión.
      
 
El establecimiento incopora una cafetería-horno donde se puede ver todo el proceso de cocción del plan
 
Tras afianzarse en el Praktik Rambla (Rambla de Catalunya, 27) renovarse en el Praktik Garden (Diputació, 325), y a la espera de la apertura del Praktik Vinoteca, en esta ocasión la cadena hotelera propiedad de la familia Trenor y Artemí Nolla (AN Group), se ha basado en el auge de los obradores artesanos para incorporar esta imparable tendencia a su cuarto establecimiento en la ciudad condal. El establecimiento comparte su recepción con el prestigioso horno Baluard, propiedad de Anna Bellsolá.

Anna Bellsolá (Girona 1974), hija, nieta y bisnieta de panaderos aprendió el oficio en familia. Su padre, Pere Bellsolá, fundó una de las mayores industrias de pan precocido ultracongelado de España: Bellsolá S.A., que en el año 2003, en el punto álgido de su trayectoria, fue adquirida por el grupo inversor formado por las familias Gallardo y Polanco. “Yo decidí volver a los orígenes, hago el pan que hacían mis abuelos, el pan de antes”, dice Anna Bellsolá.

Desde que hace siete años abriera sus puertas frente al mercado de la Barceloneta, el Forn Baluard (Baluard, 38-40), ha conseguido hacerse un puesto de honor en el sofisticado mundo de la panadería barcelonesa elaborando una extensa carta de panes, sabrosos e interesantes, por los cuales la gente hace colas a diario a las puertas del establecimiento. La búsqueda del sabor del cereal, el uso de harinas e ingredientes de primera calidad, los procesos lentos y un atento cuidado a las cocciones en horno de leña, son sus secretos. Con este mismo espíritu pero con un concepto renovado, Baluard inicia su nuevo proyecto en el Hotel Praktik Bakery, donde además de panadería, ofrece también un servicio de cafetería en la que se puede degustar un pan y una respostería excepcional directamente sacada del horno.

El nuevo local, de aire industrial, permite contemplar el obrador a través de grandes cristaleras y seguir el proceso de elaboración del pan tal como se trabajaba en los hornos de antes, con el fuego del horno de leña detrás del mostrador y las manos enharinadas de los que las despachaban.