El turismo de 'superlujo' atraca en Barcelona por la F1

El turismo de 'superlujo' atraca en Barcelona por la F1

El lujosísimo y discutido puerto deportivo de Marina Port Vell registra una ocupación del 80% durante el fin de semana del Gran Premio de España 

Redacción

Barcelona

05/05/2015 - 21:34h

Imagen aérea de una de las marinas del Port Vell

El puerto deportivo para yates de gran eslora Marina Port Vell presentará una ocupación del 80% durante el fin de semana del 8 al 10 de mayo, coincidiendo con la celebración del Gran Premio de España de Fórmula 1, en el circuito de Barcelona. Este lujoso muelle, recientemente finalizado, fue investigado por la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) por un supuesto trato de favor del ayuntamiento y de la Autoridad Portuaria hacia sus propietarios, el fondo de inversión Salamanca Group.

El Marina Port Vell está dirigido a turistas de alto poder adquisitivo --puede alojar superyates de hasta 120 metros de eslora--. Según ha revelado la empresa gestora de este espacio a través de un comunicado, las reservas para el próximo fin de semana se cerraron durante el mes de abril "desde distintos destinos como Mónaco, Estados Unidos, Francia, Italia o Reino Unido". 

Los clientes del exclusivo muelle contarán con todo tipo de comodidades en estos días. Entre ellas, un sistema de transfer directo hasta el circuito, actividades relacionadas con el motor  y un servicio de conserjería que podrán utilizar mientras visiten la ciudad.

Impacto económico

Según los cálculos hechos por el Circuito de Barcelona, el impacto económico de la prueba en Cataluña durante un solo fin de semana fue de 188,2 millones de euros en la edición de 2014 (lo que supone más de la mitad de los ingresos generados en todo el año por el trazado). El gasto directo medio por asistente al Gran Premio fue, el curso pasado, de 1.063 euros y el impacto total por espectador de 2.374 euros.

El número total de asistentes a la carrera del domingo fue de 91.480, aunque, si se contabiliza todo el fin de semana, más de 205.000 personas acudieron al trazado situado en Montemeló en la última edición.