Expo Hotels estudia una "reforma integral" en el Princesa Sofia

Expo Hotels estudia una "reforma integral" en el Princesa Sofia

El primer cinco estrellas de Barcelona quiere "ponerse al día" frente a la competencia en un plazo de dos años

Carles Huguet | Víctor Malo

Barcelona

14/07/2015 - 21:40h

El nuevo Princesa Sofia verá la luz en 2017.

El primer cinco estrellas de Barcelona se quiere dar un lavado de imagen. El hotel Princesa Sofia, del grupo Expo Hotels, estudia enfrentarse a una "reforma integral" en sus instalaciones con tal de ponerse al día frente a la competencia, según ha podido saber 02B. En un plazo de dos años, el nuevo y novedoso establecimiento verá la luz, han asegurado fuentes de la compañía. Estará listo para 2017.

El plan supondrá una renovación completa del mítico alojamiento de la ciudad condal. "Un cambio de concepto", explican. Siempre con la intención de mantener la apuesta por el lujo, aunque la cuestión de las estrellas ya no es tan determinante con nuevas tecnologías como Tripadvisor. "Seguiremos siendo un cinco estrellas", tranquilizan.

Apuesta por la restauración

Además de una remodelación en habitaciones y salones de congresos, el Princesa Sofia quiere apostar por la restauración. Actualmente el establecimiento cuenta con el restaurante Contraste. Existirán cambios en este ámbito. Sin embargo, "no se quiere a un chef con estrella, que venga un par de días a hacerse fotos y luego delegue la gestión de la cocina", apuntan.

También se intentará potenciar el ambiente nocturno de la zona, los aledaños del Camp Nou. Para ello se transformará la planta baja del edificio en un bar de copas, con una imponente terraza, en un Lounge Club. Se implementará el estilo de locales como Nuba, del Grupo Costa Este, o Shoko.

En conversaciones con varios despachos

Pese a encontrarse aún en una fase embrionaria, las fuentes apuntaron a 02B que ya existen negociaciones con un bufete de arquitectos, otro de decoradores y un grupo de restauración. Sin embargo, no llegaron a concretar el nombre.

La reforma era algo demandado a gritos por el sector. Un importante director comentaba, de manera informal, hace unos días que "pese a tener una clientela muy fiel, el hotel necesitaba una remodelación de arriba a abajo para volver a situarse como un referente en el lujo barcelonés".