Globalia arrebata a Accor su hotel emblema en Madrid

Globalia arrebata a Accor su hotel emblema en Madrid

La cadena Be Live comienza a gestionar el hotel Santo Domingo, en pleno centro de la capital

David Placer

Madrid

16/12/2014 - 16:13h

Terraza del hotel Santo Domingo en Madrid
Globalia ha arrebatado uno de los hoteles insignia de la cadena francesa Accor con la incorporación a su portafolio del hotel Santo Domingo, a pocos metros de la Gran Vía y en pleno centro de Madrid. El grupo que preside Juan José Hidalgo comenzará a gestionar el nuevo establecimiento a partir de enero con una nueva estrategia de hoteles urbanos.

El establecimiento será el primero que comenzará a operar la cadena presidida por Juan José Hidalgo en el centro de la ciudad. Be Live cuenta con 31 hoteles en España, Marruecos, República Dominicana (donde ha incorporado 300 habitaciones en Punta Cana) y Cuba, principalmente en destinos turísticos de sol y playa.

La cadena tiene una clara estrategia de reforzamiento y expansión en Tenerife, Baleares y Marruecos, donde ha firmado un acuerdo para abrir un nuevo hotel en Marraquech y prepara la apertura de otros dos en Agadir y Casablanca.

La promoción de Madrid

Hidalgo asegura que la capital de España necesita una mejor promoción porque la ocupación de hoteles y restaurantes, que ronda el 50%, hace peligrar la rentabilidad de las empresas turísticas en la capital. Aún así, confía en la capacidad del hotel incorporado a su red y de la excelente ubicación para mantener un buen resultado de negocios tanto para la cadena que lo gestiona como para el propietario.

Hidalgo ha instado al Gobierno a hacer una mejor promoción de la ciudad y ha asegurado que él mismo se ha puesto trabajar en una campaña publicitaria para atraer turistas a Madrid, centro neurálgico de los negocios de Air Europa. "Con el tráfico de nuestras rutas en Latinoamérica podemos ayudar a crecer nuestros hoteles", explicó el presidente.

La línea aérea, que planifica una expansión aérea en Centroamérica y Suramérica, también vigila atenta el futuro de TAP y muestra interés por la privatización del AVE en España. En ambas operaciones, Globalia espera las concreciones, los detalles y la letra pequeña para decidir su entrada.