Hotel Monasterio de Valbuena: si los frailes levantaran la cabeza…

Hotel Monasterio de Valbuena: si los frailes levantaran la cabeza…

Acaba de estrenar 80 habitaciones de lujo minimalista, 2.000 metros cuadrados de balneario y un cuidado restaurante

Sonsoles Vázquez

Barcelona

19/07/2015 - 17:52h

Patio del hotel termal del Monasterio de Valbuena

Enclavado en la localidad de San Bernardo, junto a la sede de la Fundación Edades del Hombre, el edificio que ahora ocupa fue fundado en 1143 por Estefanía de Armengol, hija del Conde de Urgel y nieta del Conde Ansúrez, y utilizado por los monjes cistercienses desde el siglo XII hasta el XIX, que también fueron los primeros en plantar y elaborar vino en esta zona.

Cuidados para el cuerpo y el alma

Entre sus muros perfectamente conservados hoy se reparten 80 elegantes habitaciones de diferentes categorías. A las superiores, deluxe y junior suites (algunas en dos niveles y con chimenea), se añaden tres despampanantes suites especiales: la del Claustro, la del Mirador y la del Tesoro; esta última, situada sobre la capilla de San Pedro, cuenta con sauna con cromoterapia y bañera exenta, y un pequeño espacio de recogimiento sobre su ábside. En todas ellas la decoración es clásica y luminosa, con amplísimos cuartos de baño provistos de albornoz, zapatillas y productos cosméticos.

La zona de balneario, que supera los 2.000 metros cuadrados, alberga dos piscinas de agua termal mineromedicinal, con diferentes jacuzzis, camas y asientos de masaje con burbujas, chorros descontracturantes, cortinas y cañones de agua… ideales para activar la circulación y relajar la musculatura. Asimismo, dispone de un circuito de contrastes, en donde la sauna, duchas bitérmicas, pediluvio, pozas de agua fría y caliente, hammam y fuente de hielo proporcionan unos beneficios únicos al organismo: estimulación sanguínea, termorregulación, eliminación de toxinas, hidratación y descongestión de las vías respiratorias.

Image and video hosting by TinyPic


Por último, en las 16 cabinas de tratamientos se pueden recibir masajes relajantes o terapéuticos, peelings, envolturas, baños de hidromasaje y burbujas, aromaterapia, ducha Vichy a 2 y 4 manos, ducha circular, inhalaciones, aerosoles, y todo tipo de tratamientos de belleza faciales y corporales con productos de la marca Clarins.

Gastronomía y enoturismo

El hotel remata su oferta con la cafetería La Cilla -perfecta para leer la prensa, disfrutar de un rato de tertulia o simplemente saborear un café- y un exclusivo restaurante a la carta, El Compás, que este verano presenta platos de cocina tradicional y moderna de lo más tentadores: puerros confitados con sardina ahumada, sorbete de aceituna negra y vinagreta de anís; merluza al vapor con cremoso de remolacha, lenteja negra y puntillitas; presa ibérica con royal de foie, compota de higos y manzanas; quesada con melocotón a la vainilla y espuma de leche de oveja….

En el exterior, una huerta ecológica y un jardín de especias ponen la guinda a sus 4,5 hectáreas de viñedos y al campo que se extiende por el horizonte. Todo invita a recorrer la zona siguiendo rutas de senderismo o a caballo, y a descubrir las bodegas más próximas y sus inigualables caldos (Arzuaga, Vega Sicilia, Pesquera…).