Airbnb vs Booking: en qué ganan y pierden los hoteles

La promoción por medio de Airbnb beneficia a los hoteles.

Airbnb vs Booking: en qué ganan y pierden los hoteles

Airbnb y Booking compiten para conquistar el mercado hotelero y de apartamentos, pero cada uno tiene sus pros y contras

La avanzada de Airbnb sobre el mercado hotelero, y la respuesta de Booking de ofrecer apartamentos vacacionales, hace que los pequeños y medianos empresarios del alojamiento vean la disputa entre estos dos gigantes como un agitado partido de tenis.

Desde que Airbnb abrió la puerta a intermediarios de gestión hotelera como SiteMinder, muchos empresarios dudan de si vale la pena promocionarse en ella.

David Madrigal, director de operaciones en Paraty Tech, aporta algunas ventajas comparativas de promocionarse en Airbnb frente a Booking.

La comparación de las comisiones

En la fijación de las tarifas, Airbnb cuenta con la ventaja de que trabaja con precios netos. Además el empresario sabe que la tarifa de esta plataforma –del 3% al 5%- es más baja que la de Booking –que oscila entre un 15% y un 30%-. Además el usuario de Airbnb paga una comisión por servicio del 7%, que se reflejará en el precio final.

Por ello, “con un mismo precio de venta al público (con Airbnb), se obtienen mayores ingresos”. Además el hecho de que la comisión al anfitrión sea mucho más baja que la que cobra una OTA, permite al hotelero variar los precios netos, incrementando igualmente los ingresos.

Sin contratos en hoteles ni apartamentos

Otra ventaja de Airbnb es que no hay un contrato directo, mientras que Booking sí lo exige. La comercialización con la primera se realiza por medio de un intermediario (channel manager) SiteMinder o NextPax, lo que permite a los huéspedes “jugar en la misma liga”.

Con un mismo precio de venta al público, Airbnb permite obtener más ingresos que Booking

Sin embargo, mientras que con Booking el contrato se renueva de forma automática, con Airbnb la continuidad está sujeta a la aprobación periódica de sus administradores, lo que por otra parte puede funcionar como una garantía de calidad.

Diferente posicionamiento

El posicionamiento en Airbnb se da por medio de sus algoritmos, y “su crecimiento ha sido exponencial”, lo que permite a los hoteles –y apartamentos- tener una mayor visibilidad.

También Booking funciona por algoritmos, pero en el posicionamiento en esta última también influye la comisión que se abona a la plataforma.

Esta OTA, para ventaja del hotelero, tiene una política de cancelaciones que no está sujeta a penalizaciones; mientras que la tecnológica de San Francisco ‘castiga’ si esta política es muy estricta, con un descenso de los primeros sitios en las búsquedas.

Criterios diversos ante las experiencias

Booking tiene una reputación ganada como la plataforma por excelencia para las reservas hoteleras, instancia que Airbnb no ha conquistado, ya que se la sigue vinculado como oferente de habitaciones y apartamentos.

“Airbnb no es la competencia de los hoteles, sino los apartamentos vacacionales”

Pero esta última premia las experiencias que ofrecen al huésped adicionales al servicio de alojamiento, mientras que Booking no las tiene en cuenta de la misma manera (aunque apunta a cambiar esta actitud).

Ventajas de subirse al tren de Airbnb

Para el directivo de Paraty Tech, Airbnb “se ha convertido en una opción más que viable para el hotelero”. Además, advierte a este segmento, esta plataforma “no es nuestra competencia”, sino que en todo caso son los alquileres vacacionales.

“Tampoco podemos olvidar que el alquiler vacacional es una fórmula que Booking ya ha incluido en su cartera de clientes”, indica.

Y la promoción por Airbnb puede aportar una interesante oportunidad de negocio para los hoteles pequeños e independientes, “que se encuentran en situación de desventaja en el proceso de comercialización frente a grandes cadenas hoteleras o complejos vacacionales”, añade Madrigal.