El presidente de AC Hotels: “Cataluña se está suicidando”

El empresario Antonio Catalán asegura que el turismo en Barcelona "es un desastre".

El presidente de AC Hotels: “Cataluña se está suicidando”

El empresario Antonio Catalán vuelve a alertar de que la inestabilidad política por el independentismo perjudica al turismo en la comunidad autónoma

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

30/10/2018 - 14:19h

El presidente de AC Hoteles by Marriott, Antonio Catalán, ha vuelto a describir una situación caótica en el sector hotelero por la inestabilidad política a causa del independentismo. Para el empresario Cataluña “es está suicidando” desde el punto de vista turístico.

Reclamo contra Colau

Catalán señaló, en su intervención en una jornada empresarial organizada por El Economista bajo el título de "La fortaleza del turismo en coyunturas adversas", que Barcelona "está absolutamente hundida" y necesita de una alcaldía fuerte que gestione bien el turismo de la ciudad.

El empresario se suma así a otros directivos del hotelero que mantienen una relación distante con la administración de Ada Colau a raíz de su moratoria hotelera, que ya lleva más de tres años en marcha, y que impide la apertura de nuevos establecimientos (a menos que sean reformas o reaperturas de otros hoteles).

Para el presidente de AC Hotels “Barcelona es un desastre” en el segmento turístico

En marzo de este año Catalán también había alertado de las consecuencias de la inestabilidad política. En una entrevista realizada en Antena 3 el directivo había afirmado que el ‘procés’ causó pérdidas superiores al 40% en las reservas de los hoteles.

En esta ocasión, a pesar de la desaceleración en el crecimiento del turismo en España en 2018, Catalán aseguró que el sector "va francamente bien", a excepción de Cataluña y sobre todo Barcelona, donde aseguró que es "un desastre".

Para Catalán, lo peor está por llegar

Pese al panorama desolador que el presidente de AC Hotels presentó en su presentación, fue más allá y dijo que “lo peor para Cataluña está aún por venir”, en donde prevé una caída mayor en el turismo a partir de 2020.

La razón, apuntó, es que Barcelona tiene pactados la organización de grandes congresos y eventos, lo que le permite mantener los índices de la actividad.

Catalán detalló que los congresos se contratan con varios años de antelación, por lo que la capital catalana aún "está resistiendo" y el impacto de su inestabilidad política se notará más adelante.

En el resto de España, sin problemas

El empresario quitó hierro al descenso de la actividad turística en España, y excepto por la situación política en Cataluña, dijo que en el país “no hay ningún drama”.

En su disertación dijo que el turismo es un sector “privilegiado” y que, a pesar de la menor llegada de visitas internacionales y de un crecimiento menor, no hace falta realizar peticiones especiales al Gobierno para proteger la actividad. Para Catalán, en La Moncloa “tienen otros problemas más importantes de los que ocuparse”.