El arte urbano invade las paredes de los hoteles

El hotel Vincci Bit, de Barcelona, convirtió sus pasillos en obras de arte urbano. Foto: Vincci Bit.

El arte urbano invade las paredes de los hoteles

El arte urbano también conquista a los hoteles. Muchos de ellos, inclusive los de alta gama, recurren artistas del spray para decorar sus habitaciones

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

10/07/2019 - 18:57h

El arte urbano se ha convertido en un reclamo turístico en muchas ciudades del mundo, con museos al aire libre y convocatorias para mejorar la estética de sus calles y muros. Esta tendencia también conquista a los hoteles, que contratan a artistas reconocidos o locales, manos maestras del spray y el stencil, para que impriman de color las paredes de sus habitaciones, pasillos y salas.

Uno de los últimos ejemplos ha sido el de Accor, que contrató al artista Matt Adnate para que decore un hotel en Perth, en Australia

Los murales más grandes del mundo

Esta ciudad australiana es una de las mecas del arte urbano, con grandes obras que decoran barrios céntricos y periféricos, pero lo llamativo es que la cadena francesa bautizará con el nombre de Adnate a uno de sus hoteles.

En Perth, Australia, un hotel será íntegramente decorado por el artista Matt Adnate, quien además bautizará con su nombre al establecimiento

The Adnate será hogar de uno de los muros pintados más altos del mundo, una obra de 27 pisos en la pared oeste del hotel, que representará las caras más conocidas de la historia, la cultura y la comunidad de Perth.

[Para leer más: Seis barrios para descubrir el arte urbano del mundo]

Además Adnate trabajará con artistas locales, muchos de ellos de comunidades indígenas, para crear el Laneway Mural, una obra que se extenderá a lo largo de 50 metros, mientras que la escalera principal también estará decorada por su equipo.

adnate

En las habitaciones se expondrán 650 reproducciones de las 30 obras más reconocidas de Adnate.

Por aquí pasó Banksy

Por supuesto que no es el único hotel que recurre a un artista urbano. El enigmático Bansky pintó y decoró un hotel en Cisjordania que lo presentó como “el peor alojamiento del muro”, con vistas al muro que divide de Israel a 15 metros desde las ventanas.

Detalle de The Walled Off Hotel, de Banksy.

El británico no se limitó a pintar paredes con otros artistas locales, sino que denuncia el conflicto político por medio de puestas en escena y accesorios como tapones para los oídos de los huéspedes o bañeras con agujeros de balas.

Modernidad y arte

En el barrio de Diagonal Mar, en Barcelona, el hotel Vincci Bit convocó a una docena de ilustradores y diseñadores de diferentes países para que den un aire transgresor a las paredes de los pasillos.

El interiorista Jaime Beriestain llevó la dirección artística, pero dejó en total libertad las creaciones.

 

El artista Matt Moore muestra sus diseños en el cuarto piso del hotel Vinnci Bit, de Barcelona

Mientras que en un pasillo imperan los motivos geométricos, en otro los abstractos; está el que presenta una explosión de figuras y colores y otro más sombrío con una estética retro. La idea es que cada piso sea un degradado de color, con los más oscuros en la recepción y los más claros en el último piso.

 

vinci bit

Además en la primera planta se exhiben fotografías de Mathias Martín y en la planta baja hay una obra de los diseñadores rusos Dopludo Collective.

Homenaje al vino

El Ibis Styles Madrid Prado, también del grupo Accor, fue decorado por varios artistas urbanos con bonitas pinturas que homenajean al mundo del vino.

[Para leer más: Así es el hotel que Banksy ha abierto en Cisjordania]

Precisamente cada una de las 46 habitaciones fueron bautizadas con nombres de denominación de origen de España, y en ellas hay más dibujos, en clave minimalista, que muestran la tradición en torno a la producción vitivinícola.

ibis madrid2

Habitación con vistas…internas

El lema de “una habitación con vistas”, en el hotel Andaz del East London, de la cadena Hyatt, no se refiere a las panorámicas exteriores sino a lo que se puede ver puertas adentro.

En cada uno de los pasillos de Vincci Bit, de Barcelona, diferentes artistas urbanos plasmaron su creatividad en una magnética explosión de diseños y colores

Diversos artistas como Chris Price han puesto su sello en cada una de las habitaciones, donde con elegantes dibujos han retratado personajes históricos y de fantasía, así como sitios emblemáticos de barrio como la iglesia de Spitlfields y el Wilton’s Music Hall.

andax

Convocatoria a todos los artistas

En Indianapolis, el hotel The Alexander trabajó junto con el museo de arte local para organizar una convocatoria entre artistas urbanos locales e internacionales para decorar sus paredes.

[Para leer más: El arte irrumpe como elemento diferenciador para los hoteles]

Por ejemplo, en el parking se pueden ver obras del británico Nick Walter, que creó varias obras inspiradas en temáticas de la vida en la ciudad.

indianapolis

Las letras que todo lo invaden

Unas de las variantes del arte son los dibujos caligráficos. El hotel SLS de Las Vegas, diseñado por Philippe Starck, cuenta con interesantes diseños del artista Tarek Benaoum.

Las letras del caligrafista Tarek Benaoum invaden los techos y paredes del hotel SLS de Las Vegas

Con tipografías de toda clase, sus palabras y mensajes trepan por las paredes hasta conquistar los techos, creando un efecto hipnótico.

sls las vegas

Hotel de los graffitis

En el estado de Bahía, en Brasil, más exactamente en la localidad de Morro de San Pablo, está el hotel Villa dos Graffitis.

villa grafitis

Ya su nombre lo dice todo. En cada una de sus habitaciones un artista local imprimió su talento, para mantener el espíritu de alojamiento juvenil y deportivo.

Arte efímero en Marsella

En Marsella, donde termina este viaje, un edificio del siglo XVII fue reconvertido en el hotel Au Vieux Panier. La idea es que cada año diversos artistas redecoren las únicas cinco habitaciones que tiene el establecimiento.

marsella

Así este hotel cumple con uno de los parámetros del arte urbano: su carácter efímero: esa obra de arte urbano que se ve en un muro puede ser tapada en cualquier momento por otro dibujo. Y así el círculo vuelve a girar.