Baleares y Canarias devoran el pastel de las inversiones

AluaSoul Mallorca Resort, en Baleares, uno de los protagonistas del trapaso de activos hoteleros del 2018.

Baleares y Canarias devoran el pastel de las inversiones

Los destinos de sol y playa insulares concentran más de la mitad de la inversión en hoteles, frente al estancamiento de Barcelona y Madrid

Más de la mitad de las inversiones hoteleras registradas en el 2018 tuvieron como destino a Baleares y Canarias. Estas dos comunidades autónomas aglutinaron el 53% de las transacciones, mientras que en Madrid y Barcelona se desplomaron los resultados.

Un estudio elaborado por la consultora Colliers International precisa que a cierre de junio se invirtieron 1.830 millones de euros en el sector hotelero en España, y si se toman los seis meses anteriores, se alcanza un resultado interanual de 3.633 millones de euros.

Ese volumen se divide entre 1.048 millones de euros de operaciones de compraventa, y los restantes 699 millones pertenecen a transacciones de activos a nivel individual.

Los hoteles vacacionales toman la delantera

Durante la primera parte del año los destinos de sol y playa superaron con creces a los urbanos. Si hasta el primer semestre del año pasado se mantenía un equilibrio del 50% entre uno y otro, en estos últimos meses el 71% de la inversión se dirigió a la adquisición de hoteles vacacionales.

Las inversiones hoteleras en Barcelona y Madrid cayeron el 77% y 72% en el primer semestre del año

En ellos tuvieron un gran protagonismo la compra de la cadena Alua por parte de Hispania, así como la opa que el fondo Blackstone lanzó sobre esta socimi.

La parálisis de las inversiones en las grandes capitales

El viento a favor de Baleares y Canarias contrasta con el derrumbe de Barcelona y Madrid. La consultora Magma HC había analizado que en los primeros seis meses del año no se había producido ninguna transacción de compra venta de importancia, mientras que Colliers informa de que en 2018 las inversiones cayeron el 72% en la capital española y el 77% en la catalana.

Según esta consultora, desde el 1 de octubre de 2017 Cataluña entró “en un modo de práctica parálisis” en las inversiones. Además, cabe precisar que Barcelona ser encuentra bajo una moratoria hotelera que impide la instalación de nuevos hoteles, a menos de que sean de establecimientos rehabilitados.

En cuanto a Madrid, “continúa siendo el objeto de deseo de muchos inversores”, pero la estrategia de los dueños de los hoteles pasa por mantener la propiedad de los establecimientos, invertir en su reposicionamiento “y optar por beneficiarse a medio plazo del recorrido que se anticipa para el destino”.

El crecimiento de los destinos secundarios

Tal como los análisis de otras consultoras, Colliers destaca el crecimiento de las inversiones en destinos tradicionalmente considerados como ‘secundarios’, como las capitales de provincia. En este sentido, precisó que hubo una clara recuperación en el primer semestre de Sevilla, Cádiz, Alicante y Valencia, que entre las cuatro aglutinaron 437 millones de euros.

Pese a la caída de las inversiones en Madrid y Barcelona, en los últimos tres años se contabiliza un volumen de 10.535 millones de euros de inversiones en el sector hotelero. A los 3.010 millones anuales de media cabría sumar otros 1.000 millones en ‘capex’ (inversiones de bienes de capital) dirigidos al reposicionamiento y construcción de nuevos hoteles, apuntó Miguel Vázquez, director general de hoteles en Colliers.